Drácula, padre e hijo (1976)

FIN DE UNA ERA

DRÁCULA, PADRE E HIJO. Título original: Dracula père et fils. Año: 1976. País: Francia. Dirección: Edouard Molinaro. Reparto: Christopher Lee (Dracula), Bernard Menez (Ferdinand), Marie-Hélène Breillat (Nicole), Catherine Breillat (Herminie), Mustapha Dali (Khaleb), Bernard Alane (Jean), Claude Génia (Marguerite), Jean-Claude Dauphin (Cristéa), Anna Gaël (Miss Gaylor), Gérard Jugnot (El gerente de planta), Raymond Bussières (Anciano en la ANPE), Xavier Depraz (El mayordomo), Robert Dalban (Recepcionista del hotel). Guion: Alain Godard, Edouard Molinaro, Jean-Marie Poiré. Novela: Claude Klotz. Música: Vladimir Cosma. Fotografía: Alain Levent. Gaumont, Productions 2000. Duración: 96 minutos. Comedia. Terror | Parodia. Vampiros. Familia. Comedia de terror

En 1958 se estrenó Drácula de Terence Fisher, protagonizada por Christopher Lee que con su presencia y su labor conquistó la fama convirtiéndose en un icono del fantástico. Para muhos ésta es la mejor adaptación de la novela de Bram Stoker, y Lee repitió papel en otros films Hammer menores al presente tíulo y títulos de otras productoras como la presente cinta estenada en 1976.
Producción francesa, Edouard Molinaro, director de películas cómicas de Louis de Funes y guión de Jean-Marie Poiré, futuro director de la saga de los visitantes con Christian Clavier y Jean Reno. Un Drácula distinto, Lee no parodia a su personaje, lo trata con dignidad y respeto como hizo en Agárreme ese vampiro (1959), un film a repescar.

La principal novedad de este filme radica en que muestra la vida cotidiana de Drácula, cuyo nombre no es citado en el metraje. En la novela de Stoker, Drácula cocina la comida de Jonathan Harker porque en el castillo de Transilvania no hay criados. Detalle que la larga filmografía ha ignorado.
¿Drácula paga impuestos? ¿Lee libros? ¿Cómo aprendió Drácula inglés? Si el vampiro no trabaja ¿cómo paga la Abadía de Carfax?
Drácula quiere decir «hijo del diablo» en la lengua de los Cárpatos. Vagamente inspirado en Vlad III de Valaquia, conocido como Vlad el Empalador (en rumano, Vlad Țepeș) o Vlad Drácula (en rumano, Vlad Drăculea; Sighișoara, Transilvania; 1428/1431-1476/1477).
En Occidente se le considera un caudillo cruel y sanguinario, pero en su tierra se le admira como un héroe. Eso es lógico, en aquella época el Islam estaba en expansión y exterminaba pueblos enteros (hombres, mujeres, niños, ancianos) para repoblar los territorios conquistador con su gente.
El empalamiento tuvo efectos disuasorios por lo que los otomanos no se atrevieron a pisar Transilvania, salvando así la vida de sus atemorizados paisanos.

En la cinta Drácula y su hijo viven en su castillo tranquilos hasta que estalla la Revolución comunista en Rumanía. Deben huir al extranjero. El padre llega a Londres, donde se convierte en estrella de cine, y el hijo forma parte de la pobre inmigración ilegal.
La comedia tiene su punto de ironía, está bien lograda aunque Molinaro era un director de segunda fila. Si triunfó con Louis de Funès era gracias al talento de este actor. Su labor es estrictamente artesanal. Cumple con su trabajo, no aburre y esta cinta actualmente es cine de culto. No es una obra maestra, sí una película honesta carente de pretensiones. Se vé con agrado, se disfruta y se pasa un buen rato viéndola.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.