Martín Garrido estrena película

TURBULENCIA ZOMBI

TURBULENCIA ZOMBI. España, 2018. Director y guionista: Martín Garrido Ramis. Actores: Tomeu Ripoll, Beatriz Barón, Xisco Ródenas, Alfredo Contreras, Lola Paniza, Leyden Lorenzo, María Castillo, Martín Garrido Barón, Tomeu Torres, Aroha Díaz de Castro, Alicia Jane, Toni Llull, Martín G. Ramis, Pedro Miralles, Catalina Pujadas, Ana García, Marina Mesquida, Mayer Ling Guerra, Ulises Aguilera, La Gran Sara, Elizabeth Gil, Lorena Bran, Jaume Mesquida, Margarita Homar. Duración: 84 m. Productora: Gabriel Morell Producciones Cinematográficas.

En agosto de 1984 rodé Acosada en Barcelona en donde coincidí con Martín Garrido, actor en la película mencionada, y director independiente en Palma de Mallorca.
35 años después Martín continúa estrenando películas en un largo intérvalo en que han desaparecido y caído en el olvido centenares de grandes promesas del cine español. Se trata de un superviviente nato que trabaja en un clima adverso. Rueda en castellano pese a la feroz normalización lingüistica que subvenciona títulos invisibles que nadie ve.

Martín Garrido no cuenta con dinero de todos para realizar una obra carente de interés. Se juega su propio capital y el de quien crea en él. No engaña a nadie y su mayor mérito es sobrevivir en la gran jungla del cine español cuyas pantallas fueron vendidas a Hollywood hace décadas.
En Turbulencia Zombi nos encontramos con dos marginados que tratan de huir de la pobre rodando una película de terror para Youtube. En un pueblo mallorquín montan su gran obra como hacía el legendario George Romero, cinesata independiente que trabajaba en una población pequeña y no escuchó las sirenas hollywoodenses.
Nos encontramos ante un cineasta verdaderamente independiente, todo un ejemplo para nuestra profesión en donde los éxitos son efímeros. No nos perdamos esta original cinta realizada con mucho amor y poco dinero. Vale la pena.

Martín Garrido

Publicado en Cine, Cine español | Deja un comentario

Pepa Flores «Marisol»

GOYA DE HONOR 2020

Pepa Flores «Marisol» en el Show de Ed Sullivan con Harpo Marx.

La actriz y cantante Pepa Flores, más conocida como Marisol, obtendrá el Goya de Honor 2020 a toda su carrera artística aunque hace mucho tiempo que se retiró de la profesión.
Marisol triunfó sobretodo en su infancia con películas infantiles dirigidas por Luis Lucía. Fue todo un fenómeno de masas aunque la actriz quedó descontenta de los resultados y del trato recibido por la profesión razón por la cual se retiró posteriormente.
La Academia de Cine ha decidido premiar su valor aunque la protagonista no asistirá a la Gala ni celebrará rueda de prensa.
La Gala tendrá lugar en Málaga, la ciudad en donde reside actualmente Pepa Flores. La famosa Marisol,

Publicado en Cine español | Deja un comentario

Nuevo West Side Story

UN REMAKE
DE STEVEN SPIELBERG

 West Side Story (1961) es un famoso musical que en su día barrió la taquilla. Protagonizada por Natalie Wood (doblada por Marnie Nixon) es una película dotada de un cierto carisma que ha provocado escepticismo en el anuncio del remake dirigido por Steven Spielberg y protagonizado por Ansel Elgort (Tony), Rachel Zegler (Maria), Rita Moreno (Valentina), Ariana DeBose (Anita), David Alvarez (Bernardo), Josh Andrés Rivera (Chino), Corey Stoll (el Teniente de Policía Schrank), Brian d’Arcy James (Sargento de Policía Krupke), Mike Faist (Riff), Ana Isabelle (Rosalia), Maddie Ziegler (Velma).

 Salvo Rita Moreno, que actuó como Anita en la versión 1961, el resto del reparto es absolutamente desconocido.  Spielberg desea una versión más real del musical de Leonard Bernstein y Stephen Sondheim que en principio triunfó en Broadway antes de su paso a la gran pantalla. Los actores que correspondan hablan español en la película y en la vida real.
Tardaremos un año en verla. Se estrenará el 18 de diciembre de 2020 y entonces saldremos de dudas sobre la calidad de tan arriesgado remake.
La cinta original pesa mucho y las comparaciones son odiosas.

Publicado en Cine | Deja un comentario

50 años después

LOS AÑOS MÁS BELLOS
DE UNA VIDA

Hace cincuentatres años que se estrenó Un hombre y una mujer (1966) de Claude Lelouch. Anouk Aimée y Jean-Louis Trintignant fueron sus protagonistas. Una película barata de la que nadie esperaba nada pero la magia del cine es insospechada.
Este film despreciado machacó la taquilla y se convirtió en obra de culto.
Durante años su estética documental y su música pegadiza se copió hasta la saciedad pero para Lelouch la felicidad duró poco. Seis años después sus peliculas dejaron de interesar y su carrera se apagó en productos invisibles.
Un hombre y una mujer: 2ª parte (1986) volvía a reunir veinte años despues a la misma pareja pero sin ningún éxito comercial.

Lelouch fue un cineasta de un día. Subió rápido a la fama pero no supo mantenerse. fue un cineasta obsoleto que sorprendió por su planteamiento entonces osado.
La pareja desnuda bajo las sábanas era una imagen inédita hasta aquel tiempo. Algo que sorprendía pero en la actualidad ya no causa ninguna sorpresa. Es ya un tema habitual.
Eso sí, carente de ingenio Lelouch era y es un director que cae bien, que es simpático y muy agradable de ver.
Su enorme éxito comercial con Un hombre y una mujer lo mató, le creó demasiadas perspectivas. Por eso al no mejorar su listón su carrera se hundió.
Ahora su gran éxito lo vemos como algo entrañable por el que sentimos afecto pero su carrera actual no nos interesa.

Para celebrar el cincuenta aniversario de su gran éxito la famosa pareja vuelve a las pantallas. Los años más bellos de una vida acaba de llegar a nuestras pantallas.
Es una historia de amor en la senectud actual en la que las personas mayores disimulan el paso de los años.
Volvemos a reencontrar a Anouk Aimée y Jean-Louis Trintignant en los papeles que les hicieron famosos. Parte del film muestra escenas de las anteriores cintas. Es un ejercicio de nostalgia para los fans del citado film.
Todo muy entrañable y feliz. Pocas parejas duran cincuenta años de una vida llena de altibajos.
Recordamos aquellos años que fuimos felices, los intentamos recuperar pero ya no volverán nunca mas.  Todo tiene su época para bien o para mal.

Publicado en Cine | Deja un comentario

La inspectora Elisa Narváez

EN AMAZON

Las dos aventuras de la inspectora Elisa Narváez ya están disponibles en Amazon.com (USA), El burdel Ibérico en digital y físico.
La Sombra de Hitchcock en digital y físico.

La página del autor está aquí para vuestra consulta.

Publicado en Libros | Deja un comentario

El regreso del conde Estruc

EN AMAZON

En Amazon se ha publicado la recopilación de cuentos cortos del conde Estruc, ausente del mundo editorial desde 1991. 

En libro físico aquí y en digital en este link.  Naturalmente en el Amazon americano, no podía ser en nuestro amado país.

 Los vampiros, los reyes de la noche aparecen en los siguientes link: el físico y el digital.


 Ya se conocen los resultados de la venta de mis nuevos libros y Los cuentos del conde Estruc machacan espectacularmente. Lo más curioso es que su mayor triunfo es en los mismos Estados Unidos en donde se han vendido el 56% del total y el 1% sólo en España.
Siempre he tenido más éxito en el extranjero que en mi propio país pero nunca tan abrumador. 

Actualmente redacto tres cuentos nuevos para añadir al libro en su segunda edicion y completo el libro original aparecido en 1991 corrigiendo algunos errores. 

Espero poder finalizar mi tarea lo antes posible.

En la foto de la izquierda la presentación de mi primer libro en 1991 y en la derecha en 2019.
28 años de diferencia entre una y otra

Publicado en Libros | Deja un comentario

La eterna canción

T&B EDICIONES
Y OTRAS HISTORIAS

 

En 2007 me publicaron en edición restringida El cine de Drácula. Un libro con historia desafortunada. Lo empecé a escribir en 1975 porque lo iba a publicar Pierrot que entonces editaba Vudú, no salió y durmió el sueño de los justos hasta 1991 cuando lo actualicé hasta la fecha. En 1995 tuve otra actualización y el proyecto de edición a cargo de Royal Books. Tenía buenas perspectivas en la susodicha empresa hasta que una llamada telefónica de aquel que aullaba a la luna llena dio al traste con todos mis proyectos.
No reincidiré en el tema para no provocar malos rollos y sigo con la historia. En 2005 tuve tres infartos en 24 horas, estuve en coma y sobreviví. Recibí una visita de Jorge Juan Adsuara que se interesó por las fotos de Drácula y por el libro. Así en 2007 publicó una edición restrigida.
No más correrse la voz comencé a recibir insultos en Mundo DVD de un tal Diodatti, un personaje al que nunca he hecho ningún caso, y la editorial madrileña T&B Ediciones se interesó por el proyecto.
A la hora de la verdad se echaron atrás de una forma extraña. Es un tema que para mí es habitual. Alguien se dedica a llamar a las editoriales, productoras y festivales de cine para que no me contraten y me echen a la calle. Gente que me odia sin remedio. ¿Porqué motivos? La envidia por un lado y también porque no quiero publicar libros alabando al señor que aullaba a la luna llena. Esa ha sido la eterna canción desde que empecé a publicar en 1974.

La historia con T&B por mi oarte acabó aquí. No supe nada más de esa empresa ni me interesé en la misma. Sin embargo leo en Facebock que un autor, Xavier Valino, que había publicado en 2005 El gran circo del rock: anécdotas, curiosidades y falsos mitos y no había cobrado un sólo euro por las ventas del mismo.
Puso anunció en Facebock y aparecieron unos 150 que tampoco cobraron nada por sus libros. La historia acabará en los tribunales y a ellos me remito aunque no tengo ninguna fe en los mismos.
Esa historia me recuerda a Royal Books que en los años noventa hizo lo mismo y nadie sacó un céntimo por las sentencias estrambóticas de nuestra falsa Justicia. Cuando yo me quejaba nadie me hizo caso y ahora están todos en mi misma situación.
Esta es una historia que no debería ser olvidada.

Publicado en Libros | Deja un comentario

Adiós Chicho

NARCISO IBÁÑEZ SERRADOR,
UN GRANDE

Narciso Ibáñez Serrador, Chicho para los amigos, se nos acaba de ir.Ya esperábamos la triste noticia hace mucho tiempo cuando le veíamos demacrado y sentado en una silla de ruedas pero la enfermedad finalmente le ha vencido.
Hoy día nueve de junio será enterrado en Granada junto a su madre la excelente Pepita Serrador. Es un día triste para nosotros pero es ley de vida. Ahora queda darle su apoyo a su hijo Alejandro Ibáñez Nauta, quien pronto estrenará Urubu, su debut como director. Lo tendrá dificil porque tanto su padre como su abuelo, el gran Narciso Ibáñez Menta, le han dejado el listón muy alto. Igualarlos es muy dificil.
Mis condolencias a sus familiares a quienes no tengo el honor de conocer todavía.

Arriba mi encuentro con Chicho y su padre en el festival de cine Imagfic 1981, cuando les conocí en persona. Debajo con el Goya de Honor del 2019 con sus hijos Alejandro Ibáñez Nauta y Pepa Ibáñez.

Publicado en Cine, Cine español, Series, Televisión | Deja un comentario

La legión invencible (John Ford 1949) 2

FORD POETA DEL OESTE

II)- “LA LEGIÓN INVENCIBLE”
Sinopsis- Año 1876. Después de la muerte de Custer se unen las tribus indias de toda Dakota en la guerra contra los blancos. El capitán Nathan Brittles (John Wayne) a los seis días de su jubilación recibe el triple encargo de alejar a los indios e impedir sus concentraciones, escoltar hasta el puesto de diligencias de Sudrose Welles a la sobrina y a la esposa de su comandante en jefe, Mrs. Abby Allsrhard (Mildred Allshard) e impedir que el traficante Karl Rynders (Harry Woods) venda rifles a los indios. Nada puede hacer por cumplir su misión: deberá regresar a Fort Starke ante la unión de pieles rojas que llegan a ser numerosos aunque Rynders (equivalente al Silas Meacham interpretado por Grant Withers en “Fort Apache”) y sus colaboradores serán asestados por los indios (ebrios de batalla y de alcohol) quienes no desean pagar el precio pedido. El capitán Brittles había perdido a su esposa y dos hijas a causa de la viruela unos años antes. Solo tenía a su familia y al ejército. Ha perdido a sus seres queridos y ahora perderá el ejército por la jubilación y además le toca lidiar con una rivalidad entre dos jóvenes tenientes por conseguir la mano de Olivia Dandridge (acertada, Joanne Dru), la sobrina del mayor Mac Allshard (George O’Brien). Le queda la amistad y fidelidad del sargento Quincannon (Victor McLaglen) forjadas durante años de servicio. La compañía le regala un reloj de bolsillo de plata lo cual le emociona. Ya prácticamente jubilado visita a su querido amigo indio, el jefe “Caballo Andante” (John Big Tree) y comentan que son demasiado viejos para hacer la guerra, pero no para impedirla. Ya de paisano, Brittles espantará los caballos de los indios y evitará la guerra. Lo que creía un fracaso se ha convertido en un éxito total: gobierno, ejército y los indios han sido beneficiados…
Veamos algunas escenas destacables (difícil, pues todo es destacable en esta hermosa película):
— La música de Richard Hageman (al igual que la de “Fort Apache”, la de “Río Grande” es de Victor Young) es acertada y su eje vertebrador es la melodía anunciada en el título original, “She Wore a Yellow Ribbon”, basada en una clásica marcha militar americana que se repite varias veces en el film. “Yellow “(“Amarillo/a”), “Ribbon” (“Cinta”), o sea “cinta amarilla” cuya traducción literal del título sería “Ella llevó la cinta amarilla” en referencia al miembro de la caballería cuando está enamorado, colocándose la novia la cinta amarilla sobre su cabeza —
— El humor, la chanza, las bromas de Brittles con el alcoholizado sargento Quincannon y las de este con los subalternos con los cuales se ensarza en peleas a puñetazos o la hilaridad (mostrada a sus espaldas) cuando Quincannon amonesta a los soldados. La rivalidad entre los tenientes Flint Cohill (John Agar) —personaje que no aparecía en el relato de Warner Bellah “War Party”, inspirador principal de “La legión invencible” pero si en “Massacre”, fuente de “Fort Apache”— y Ross Pennell (Harry Carey Jr.). Una rivalidad, pero en el fondo se intuye algo de afecto mutuo. Para ellos el honor, el compañerismo y el patriotismo están por encima de todo —
— El guión literal no está muy definido (recordemos a los dos grandes guionistas) aunque se hizo según quería Ford. Su estructura está expuesta como viñetas sucesivas (se ha escrito varias veces), cuadros remingtonianos o aleluyas (“aucas”, como decimos en catalán) pero estas piezas separadas son de una extraordinaria belleza y enlazadas consiguen una gran película —
— El sin par manejo que hace Ford con los Planos Generales, dominantes e importantes en el film, dotando de espesor épico y dramático a una historia donde prácticamente no hay batallas, una plasticidad exuberante ambientada con canciones de frontera, romances, cantares de gesta, la naturaleza donde los personajes están profundamente engastados. También hay Planos Generales (a veces cumplen la misión de síntesis informativa) en el interior de Fort Starke (revisión a la tropa por parte de Quincannon o en las dependencias del mayor Allshard) y la combinación de estos con Planos Medios o Primeros Planos es formidable (algo que pocos realizadores se han atrevido a hacer de forma directa según nos indica Torres-Dulce en su estudio, 4). Para Ford los Primeros Planos (tan ahorrativo al utilizarlos) sirven en pocos segundos para dirimir el carácter y la psicología del personaje (extrayendo el máximo jugo a la interpretación del actor —
— La escena en el cementerio: Nathan Brittles habla delante de la tumba de su esposa (al lado hay las de sus dos hijas), como si la informara de los acontecimientos (“Custer ha muerto…”) mientras riega las flores y plantas. El cielo es tremendamente rojizo y su reflejo da un aire extraño a la secuencia, incluso el agua fluyendo de la regadera es de un rojo- sangre. Puede parecer irreal pero es tremendamente poético. Una sombra se proyecta sobre la sepultura de Mrs. Brittles: es Olivia quien pide disculpas por su intromisión y le ofrece un ramo de flores, cosa que el capitán agradece sinceramente —
— Nathan Brittles es el equivalente al Kirby York de “Fort Apache” (el mismo actor para ambos personajes) en su afecto y amistad con los jefes indios, son hombrees honestos y nobles pero contundentes: Nathan quiere la paz y va al campamento indio para hablar con su amigo “Caballo Andante” que también busca evitar la guerra. Un atrevido y joven indio parece desafiarle disparándole una flecha que se clava en el suelo delante de él; el capitán recoge la flecha y la rompe en dos demostrando no tener miedo —
En resumen, un film grandioso salido de la cámara impresionista de aquel gran realizador, para mi el más grande de la historia del cine, llamado John Ford…

Narcís Ribot i Trafí

1)- John Ford filmó algún documental más en la guerra de Corea y en la de Vietnam. Este último no gustó a miembros del gobierno estadounidense…
2)- Cuando hablaba de él mismo o de su trabajo era muy ambiguo (creo que voluntariamente). Recordemos el incidente en “La caza de brujas” cuando Cecil B. DeMille acusó a Joseph L. Mankiewicz. “Me llamo John Ford y hago películas del Oeste”: En realidad se llamaba Sean Aloysius O’Fearna (u O’Feeney, como más tarde se le conoció, forma anglófona del original gaélico) y no solamente hacía películas del Oeste.
3)- “Un tronar de tambores y otras historias de la caballería americana”. Los relatos de James Warner Bellah que inspiraron la “Trilogia” de Ford, además de “A Thunder of Drums”(“Un tronar de tambores”) — da el título al libro — que sirvió de base literaria para el film “Fort Comanche” (1961), realizado por Joseph M. Newman.
4)- “Jinetes en el cielo”- Eduardo Torres- Dulce Lifante, magnífico y bien documentado estudio sobre la “Trilogía” por parte de quien fue Fiscal de Sala ante el Tribunal Constitucional. Notorius Ediciones S. L. (2011). Cuando reuní una bibliografía de John Ford a finales de 2013 aún no conocía este libro (cayó más tarde en mis manos).

Publicado en Cine | Deja un comentario

La legión invencible (John Ford 1949) 1

EL OESTE SEGÚN FORD

En este blog se publicó hace años “Fort Apache” (“Fort Apache”, 1948), de John Ford, primera de las películas de la llamada “Trilogía de la caballería”. “She Wore a Yellow Ribbon” (“La legión invencible”, 1949) es la segunda. La tercera es “Rio Grande” (“Río Grande, 1950).

Nadie ha filmado mejor que Ford un baile, un tipo hablando a una tumba, unos jinetes cruzando un río, la vejez, la soledad, la desilusión, la familia alrededor de la mesa, los entierros, las cocinas, el amor, los crepúsculos, el pocillo de café junto a la hoguera, las brumas, el deber, el cielo, el amor, los rostros, los caballos, las barras de los bares y esta cosa tan manida que se llama existencia” (José Luis Garci, director de cine)

She Wore a Yellow Ribbon” es una película producida por Merian C. Cooper y John Ford (los dos socios de Argosy Pictures), dirigida por John Ford en 1949 y distribuída por R. K. O. En España la bautizaron como “La legión invencible” — jalón intermedio de la llamada “Trilogía de la Caballería”— precedida por “Fort Apache” (“Fort Apache”, 1948) y seguida de “Rio Grande” (“Río Grande”, 1950) aunque Ford nunca pensó en hacer un tríptico relacionado temáticamente. “Fort Apache” también es de Argosy para R. K. O. y “Río Grande”, de Argosy para Republic. Las tres se sustentan en los relatos breves de James Warner Bellah.

I)- PREPARACIÓN
John Ford entró en la II Guerra Mundial para filmar batallas y operaciones militares. Estuvo en muchos de los frentes: el Pacífico, Birmania, norte de África, Normandía, Berlín y en los campos de exterminio. Sus documentales son excelentes: recibió un Óscar al mejor documental largo) por “The Battle of Midway” (“La batalla de Midway”, 1942) — donde fue herido, su profesionalidad en primera línea de fuego le hacía correr un gran riesgo, finalmente perdió un ojo según narró él mismo — de una precisión, magnificencia y realismo insuperables (a pesar de lo espeluznante que estaba filmando: los horrores de la guerra) sin olvidarnos de la contribución del fotógrafo Gregg Toland y el equipo de eficaces y fieles colaboradores de quienes siempre se rodeó y otro por “El 7 de Diciembre” (como el mejor documental corto) en 1943. Antes de la guerra había intentado entrar en la Armada pero fue rechazado por su deficiente visión (antes de perder el ojo izquierdo). A pesar de esto adoró siempre la vida marinera y en su ratos libres se embarcaba en su yate Araner pero en la guerra ingresó al servicio de la Armada de los Estados Unidos — quizás no de la forma deseada por él — en el departamento de filmación sobre acciones bélicas (1).
Al terminar el conflicto volvió a Hollywood para realizar un film que debía a MGM: “They Were Expendable” (“Nunca fuimos imprescindibles”, 1945), con John Wayne y Robert Montgomery, sobre la época en que el ejército americano es derrotado temporalmente por los japoneses en Filipinas: sacrificios y esfuerzos de unos oficiales de Marina para demostrar la utilidad de las pequeñas lanchas torpederas desechadas, en principio, por los superiores. Visión poética de un film estrenado después de la guerra que no interesó mucho y fue acabado por el actor Robert Montgomery al caer Ford de un andamio y romperse la pierna izquierda. Al año siguiente (1946) hizo un gran western para la 20th Fox de Darry F. Zanuck: “Pasión de los fuertes”, comentado aquí. Zanuck admiraba a Ford pero caían en frecuentes discusiones por su forma nada convencional de rodar y su deseo total de independencia creativa (recordemos la continua guerra de Zanuck con Otto Preminger). Ford para evitar interferencias fundó su propia productora al igual que Leo McCarey, Alfred Hitchcock,William Wyler, Frank Capra o George Stevens y al igual que estos tuvo que disolverla tiempo después (el trabajar con las grandes compañías tiene sus inconvenientes pero también sus ventajas). Con su amigo Merian C. Cooper (1894- 1973) inauguró la Argosy Pictures con la cual nos dio grandes películas, entre ellas la llamada “Trilogía de la Caballería”. Merian Caldwell Cooper, aviador, aventurero, guionista, productor y director cinematográfico, fue el coautor con Ernst Beaumont Schoedsack, entre otros títulos, de los inolvidables “King- Kong” (productor y codirector, 1933) y de “El malvado Zaroff” (productor, 1932). En 1940 Ford había dirigido una producción de Walter Wanger ya con el nombre de Argosy: “The Long Voyage Home” (“Hombres intrépidos”), un drama de la I Guerra Mundial de Eugene O’Neill que Ford prefirió localizarlo a principios de la II Guerra Mundial (en blanco/negro y distribuída por United Artists) pero oficialmente Argosy Pictures (Ford y Cooper, productores) se inauguró en 1947 con “The Fugitive” (“El fugitivo”), según la obra de Grahan Greene, sobre un sacerdote con dudas y faltas dentro de su ministerio que es perseguido por un gobierno anticlerical al máximo de un país imaginario (aunque se sobreentienda que se trata de México). Protagonizada por Henry Fonda, el film se estrelló en las taquillas pero Ford siempre lo consideró el mejor de su filmografía y siempre lo defendió cosa que nunca hizo con sus demás películas (en las entrevistas contestaba con evasivas o decía no recordar nada, en este punto el realizador fue muy ambiguo durante toda su vida profesional, 2). No, no es la mejor película de Ford pero si tiene momentos muy intensos y mereció mejor suerte en el campo comercial (al igual que la cinta tratada anteriormente, “El fantasma de la Ópera”, 1962, de Terence Fisher). Para reflotar a la casi hundida Argosy, Ford y Cooper pensaron en un western, género popular y con muchos números para ganar en taquilla o al menos no perder. Así nació “Fort Apache” (1948), la primera película de la llamada “Trilogía de la Caballería”, un gran éxito artístico y económico y por ello el western siempre fue género privilegiado, en Argosy y en casi la totalidad de la filmografía norteamericana aunque solo reconocido intelectualmente a partir de “La diligencia” (1939) de John Ford. Argosy produjo otros westerns como “Three Goddfathers” (“Tres padrinos”, 1948) y “Wagon Master” (“Caravana de paz”, 1950), ambas de Ford y no-westerns como la maravillosa “The Quiet Man” (“El hombre tranquilo”, 1952), una de las obres cumbres de nuestro hombre y “The Mighty Joe Young” (“El gran gorila”, 1949), de Ernest B. Schoedsack, con buena parte del equipo que creó “King- Kong”(Ford figura como productor aunque para nada intervino en la película) y con el histórico encuentro de Willis O’Brien con su alumno Ray Harryhausen, los grandes magos del stop motion o movimiento escena por escena.
La base literaria de la trilogía se debe a relatos cortos de JAMES WARNER BELLAH (1899- 1976). Nació en Nueva York, participó en la I Guerra Mundial con el ejército canadiense y en la II Guerra Mundial en Birmania para retirarse con el grado de coronel. Describía bien la vida militar, los cuarteles, la caballería, los territorios salvajes, los colonos blancos, los choques con los indios de forma escueta y comprimida aunque no fuera muy valorado como escritor pese a estos puntos positivos (3) y parte de esta causa era su consideración sobre los indios como salvajes sanguinarios a los que se debía exterminar. En las antípodas de lo mostrado por Ford el cual ofrecía el choque de las dos culturas y la injusticia al serles robados a los pieles rojas sus tierras y su dignidad llevándoles a la extinción. Los desacuerdos y discusiones fueron numerosas para venir luego la reconciliación con el alcohol puesto que ellos recobraban la amistad (o, al menos, el entendimiento para sacar adelante una película) mediante una borrachera. Las declaraciones del hijo del coronel Bellah — no debía haber buenas relaciones padre- hijo — refuerza lo anteriormente dicho: “Mi padre era un fascista, un racista y un notorio intolerante”. Ford tomaba la idea como punto de partida pero el menaje era todo lo contrario. Bellah intervino en el guión de dos obras fordianas fuera de la trilogía: “El hombre que mató a Liberty Valance” (1962) y “El sargento negro” (1960) en donde quería presentar un heroico soldado negro a la contribución de la nación americana y que Ford desvió en un alegato antirracista (el hecho de ser de raza negra hace más galopante y furiosa la acusación de violación y crimen que él no ha cometido).
Sobre estos argumentos Frank S. Nugent escribió el guión de “FORT APACHE” (según el relato “Massacre”/”Masacre”), el mismo Nugent (bastante habitual en Ford) y Laurence Stallings pergeñaron “LA LEGIÓN INVENCIBLE” según “War Party”/”Partida de guerra” junto con elementos de otras historias como “Command”/”Comando” y “Big Hunt”/”La gran cacería” además de una obra teatral comprada por Ford y en “RÍO GRANDE” James Kevin McGuinnes se basaba en “Mission with no Record”/”Misión inexistente” para componer el guión.
El tratamiento fotográfico es de una poesía efervescente y de un lirismo exacerbado, no solamente el mejor policromado de un western sino también uno de los mejores de la historia del cine. La fotografía de “Fort Apache” (Archie Stout) y de “Río Grande” (Bert Glennon) en un espléndido blanco/negro son muy acertadas pero la de Winton C. Hoch en un soberbio color para “La legión invencible” — al ser la película más reposada y más íntima — realza la belleza formal de los encuadres (siempre en función de la puesta en escena, de la narrativa fílmica). Recordemos las discusiones entre Ford y Hoch pero el realizador valoraba al fotógrafo y quería contar con él: Hoch le dejaba un rótulo con la palabra “Protesto” pero quien manda es el realizador y la escena se hizo según Ford. Consecuencia: el cámara ganó un Óscar a la mejor fotografía (él mismo lo reconoció según declaraciones). Inolvidables algunas escenas dentro de Fort Starke, la visita del capitán Nathan Brittles (John Wayne) a la tumba de su esposa y sus hijas (fallecidas años atrás a causa de la viruela), la operación a vida/muerte de un soldado dentro de un carromato en medio de una tormenta, la salida de las tropas al amanecer. Ford manifestó siempre su admiración por Frederic Remington (1861- 1909), pintor, escultor, escritor e ilustrador especializado en escenas de la historia del Oeste estadounidense y siempre le dedicaba — de una forma u otra, en más o menos, en un momento u en otro — un recuerdo al filmar sus películas. “Fort Apache” y “Río Grande” rinden homenaje a Remington (más la primera) pero “La legión invencible”, con la exuberante paleta de colores propia de Winton C. Hoch, se acerca más a las composiciones remingtonianas. El Plano General muy usado por Ford en esta cinta es prácticamente una pintura en los colores, la situación de las figuras en el panorama y el dividir el cuadro/la pantalla en dos partes: el horizonte — especialmente el situado en Monument Valley — es el eje separador de la composición: el cielo azul y soleado (en bastantes ocasiones) y los personajes incrustados en el paisaje. Esta estética preciosista jamás es gratuita, nunca es demostración de academicismo vacío para sorprender al espectador o demostrar el dominio técnico sino que está totalmente en función de los personajes y del dramatismo de la historia.
Brilla a gran altura el manejo de actores, especialmente el protagonista, el capitán Nathan Brittles, con un John Wayne — con los cabellos y el bigote encanecidos, el militar es un hombre a punto de jubilarse — en una de sus mejores interpretaciones. Ford aún no creía del todo en él como actor (pese a haber trabajado juntos en algunas ocasiones) pero a partir de “Río Rojo” (1949), de Howard Hawks (Ford estuvo presente en le rodaje), cambió de opinión.

Continuará…

Narcís Ribot Trafí

 

 

Publicado en Cine | Deja un comentario