50 años después

LOS AÑOS MÁS BELLOS
DE UNA VIDA

Hace cincuentatres años que se estrenó Un hombre y una mujer (1966) de Claude Lelouch. Anouk Aimée y Jean-Louis Trintignant fueron sus protagonistas. Una película barata de la que nadie esperaba nada pero la magia del cine es insospechada.
Este film despreciado machacó la taquilla y se convirtió en obra de culto.
Durante años su estética documental y su música pegadiza se copió hasta la saciedad pero para Lelouch la felicidad duró poco. Seis años después sus peliculas dejaron de interesar y su carrera se apagó en productos invisibles.
Un hombre y una mujer: 2ª parte (1986) volvía a reunir veinte años despues a la misma pareja pero sin ningún éxito comercial.

Lelouch fue un cineasta de un día. Subió rápido a la fama pero no supo mantenerse. fue un cineasta obsoleto que sorprendió por su planteamiento entonces osado.
La pareja desnuda bajo las sábanas era una imagen inédita hasta aquel tiempo. Algo que sorprendía pero en la actualidad ya no causa ninguna sorpresa. Es ya un tema habitual.
Eso sí, carente de ingenio Lelouch era y es un director que cae bien, que es simpático y muy agradable de ver.
Su enorme éxito comercial con Un hombre y una mujer lo mató, le creó demasiadas perspectivas. Por eso al no mejorar su listón su carrera se hundió.
Ahora su gran éxito lo vemos como algo entrañable por el que sentimos afecto pero su carrera actual no nos interesa.

Para celebrar el cincuenta aniversario de su gran éxito la famosa pareja vuelve a las pantallas. Los años más bellos de una vida acaba de llegar a nuestras pantallas.
Es una historia de amor en la senectud actual en la que las personas mayores disimulan el paso de los años.
Volvemos a reencontrar a Anouk Aimée y Jean-Louis Trintignant en los papeles que les hicieron famosos. Parte del film muestra escenas de las anteriores cintas. Es un ejercicio de nostalgia para los fans del citado film.
Todo muy entrañable y feliz. Pocas parejas duran cincuenta años de una vida llena de altibajos.
Recordamos aquellos años que fuimos felices, los intentamos recuperar pero ya no volverán nunca mas.  Todo tiene su época para bien o para mal.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.