Cine e Historia 10: el general Prim

UN CATALÁN SINGULAR

En 1930 se rodó Prim, dirigida por José Buchs e interpretada por Rafael María de Labra, Carmen Viance, Manuel San Germán y Felipe Fernansuar, una superproducción que patinó en taquilla por su falta de oportunidad.
En primer lugar se produjo en aquel tiempo la irrupción del cine sonoro, que la  convirtió en obsoleta, y en segundo lugar la problemática situación política de la época,  la irrupción de la república poco antes del estreno que la hizo pasar desaparcebida.
José Buchs era hasta entonces el director de moda, actualmente olvidado por haber desarrollado su labor en un país alérgico a la cultura de cualquier tipo.
Juan Prim y Prats (en catalán, Joan Prim i Prats) (Reus, 6 de diciembre de 1814-Madrid, 30 de diciembre de 1870), conde de Reus, marqués de los Castillejos y vizconde del Bruch, fue un militar y político liberal español del siglo xix que llegó a ser presidente del Consejo de Ministros. En su vida militar participó en la Primera Guerra Carlista y en la Guerra de África, donde mostró relevantes dotes de mando, valor y temeridad. Tras la Revolución de 1868 se convirtió en uno de los hombres más influyentes en la España del momento, patrocinando la entronización de la Casa de Saboya en la persona de Amadeo I. Murió asesinado poco después.
No son muchas las apariciones del general Prim en las películas. Recordemos Mexicanos al grito de guerra (1943) de Álvaro Gálvez y Fuentes e Ismael Rodríguez. Se trata de un film mexicano, como su título indica, sobre los primeros años de México tras su independencia.
La película tiene secuencias muy curiosas. Un gobierno de México gravó con impuestos abusivos la tenencia de puertas y para ahorrar los méxicanos salían a la calle por las ventanas.
Prim apareció en su aventura mexicana de la que salió iroso gracias a un acuerdo con Benito Juárez acerca de una deuda contraída con el gobierno español.
El actor español Francisco Jambrina (1902–1967) interpretó esta vez a Prim. Se trata de un republicano español que tuvo que exiliarse a México por cuestiones políticas por todos conocidas.

En 2014 se estrena Stella Cadente (2014) de Lluis Miñarro. Noviembre de 1870. Las Cortes Españolas eligen por 191 votos a Amadeo de Saboya, duque de Aosta, como Rey de España. Enero de 1871. Amadeo de Saboya llega a Madrid. El General Prim, su valedor, es asesinado. El reinado de Amadeo de Saboya será breve. De apenas tres años. Su paso por la Historia, oscuro y desconocido. El film se sitúa entre el final del Romanticismo y el inicio de la Modernidad. Un periodo de convulsión en Europa –y especialmente en España- de resonancias con la actualidad.
La aparición del general Prim (Jimmy Gimferrer) es brevísima y toda la cinta se centra sobre el fracasado intento de modernizar España desde el trono o desde el gobierno. Demasiados intereses en contra. No se puede reformar lo que no quiere ser reformado. En otras palabras. No se pùede fundar una república sin republicanos o no se puede hacer una sociedad nueva con gente con ideas viejas.
Pere Anguera Nolla (Reus, 18 de noviembre de 1953 – Reus, 4 de enero de 2010), fue un amigo de infancia ya desaparecido, publicó una importante biografía: El general Prim, biografía de un conspirador (2003) que es todo un referente sobre tan importante figura histórica.
Prim, el asesinato de la calle del Turco (2014) de Faerna Nacho se centra en la última parte de su biografía, su misterioso asesinato que todavía presenta no pocas contradicciones.
En el mismo año el director Miguel Bardem la adapta al cine en una telemovie con el mismo título.
En el reparto están Francesc Orella, Javier Godino, Daniel Grao, Víctor Clavijo, Simón Andreu, Pedro Casablanc, Secun de la Rosa, Jose Luis Alcobendas, Alfonso Lara, Yuriria del Valle, Enrique Villén, Javivi, Francesc Luchetti, Manolo Solo. Producen Televisión Española (TVE) / Televisió de Catalunya (TV3) / Dream Team Concept / Shine Iberia.
Gira en torno a las circunstancias que rodearon el atentado mortal del que fue objeto el 27 de diciembre de 1870 el general Juan Prim y Prats, entonces presidente del Consejo de Ministros y ministro de la Guerra. Tres días después, el 30 de diciembre, se hacía pública su muerte.
La filmografía de Prim es demasiado breve, sería interesante rodar una película que le hiciera justicia porque fue un personaje muy singular. Pero España trata muy mal a sus héroes y a sus cineastas. En realidad vivimos un país en donde se detesta siempre a la gente que sobresale razón por la cual la mediocridad impera y por eso somos un país atrasado que vive en un furgón de cola del desarrollo europeo.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español, Series, Televisión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *