Cine y circo: los vieneses

RECUERDO
DE FRANZ JOHAN

A la mayoría de los visitantes de este blog no sabrán nada de lo que van a leer en estas líneas y lo comprendo.Han pasado muchos años y no conocieron a los personajes a los que rendimos homenaje. Pero la tarea del historiador cinematográfico o audiovisual es precisamente esta, la de recordar a quienes en su día fueron archipopulares y que en la actualidad han caído en el olvido.
Me refiero a la compañía Los Vieneses, llamados así porque tuvieron que abandonar su país cuando estalló la Segunda Guerra Mundial afincándose en España. Crearon un circo con el que viajaron por toda la península con unos espectáculos elegantes que causaron sensación en aquella España triste y empobrecida.
Espectáculos como Luces de Viena, Viena es así, Campanas de Viena, Melodías del Danubio, Carrusel vienés o Leyendas del Danubio triunfaron primero en las carpas de su circo luego en los escenarios del Paralelo barcelonés.
La compañía fue fundada en 1940 por Artur Kaps con el cómico Franz Johan, la vedette Herta Frankel (después reconvertida en marionetista) y el italiano Gustavo Re.
Si hablamos de ellos aquí es debido a que fueron pioneros en los Estudios de TVE en Barcelona, en Miramar, con programas como Amigos del martes (1963-1964), Noche de estrellas (1964-1965) o Noche del sábado (1965-1967), (todos ellos de énorme éxito en su época). En la programación infantil Día de fiesta (1966 – 1969) con las marionetas de Herta Fankel que se hicieron famosas en toda España. Años después Vuestro amigo Quique (1972) y La cometa blanca (1981) con otro tipo de marionetas.
En sus últimos años dirigieron el Scala de Barcelona alternando con varias obras de teatro.

Curiosamente en el mundo del cine la fama de la televisión no se reprodujo y su única película fracasó.
Martes y trece (1962) de Pedro Lazaga con José Luis López Vázquez y Concha Velasco queda como un recuerdo de toda una época. Franz Johan fue su feliz protagonista. Los cineastas le desdeñaron por su fuerte acento austriaco aunque el público le adoraba por eso.Tal vez la televisión le quemó.
La comedia trata de dos parejas que se casan un martes trece, fecha supersticiosa, y se encuentran con toda clase de desgacias.
Actualmente la película aún se puede ver. A pesar de no tener éxito en su día aún conserva su gracia y es pieza digna de estudio.
Esperemos que pronto tenga una buena edición para poderla disfrutar como se merece.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español, Televisión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.