El gran silencio (1968)

UN WESTERN REALISTA

EL GRAN SILENCIO. Título original: Il grande silenzio. Año: 1968. País: Italia. Dirección: Sergio Corbucci. Reparto: Jean-Louis Trintignant (Silencio), Klaus Kinski (Loco), Frank Wolff (Sheriff Burnett), Luigi Pistilli (Pollicut), Vonetta McGee (Pauline), Mario Brega (Martin), Carlo D’Angelo (Gobernador). Guion: Sergio Corbucci, Vittoriano Petrilli, Mario Amendola, Bruno Corbucci. Ennio Morricone. Fotografía: Silvano Ippoliti. Duración: 102 minutos. Coproducción Italia-Francia

El western europeo es objeto de profunda admiración por parte de un público muy especializado y de rechazo por las plateas internacionales por considerarlo un género casposo de imitación.

Es verdad que la mayoría de westerns espaguetis son pura caspa carentes de originalidad pero las películas de los tres Sergios (Leone, Sollima y Corbucci) escapan de la fatídica regla.
El cine es arte pero también un negocio del que ha vivido mucha gente. Durante largo tiempo esos filmes eran habituales en nuestras salas. Sergio Corbucci (Roma, Italia, 6 de diciembre de 1927-Roma, Italia, 1 de diciembre de 1990)  debutó en un peplum famoso, Rómulo y Remo (1961), con Steve Reeves y Gordon Scott, y en 1966 estrenó su famoso Django que arrasó en taquillas de todo el mundo y lanzó a Franco Nero como estrella cinematográfica.
El gran silencio (1968) se topó con la censura y fue prohibida en muchos países, entre ellos España, y no lo conocimos hasta la democracia y la aparición del vídeo doméstico.

Los filmes de Sergio Corbucci beben del western tradicional, aunque rompa con su narrativa, y también del neorrealismo italiano. Estéticamente se aleja del mitificado y mitificante cine de Hollywood.Los bandoleros de El gran silencio no son seres terribles, son lo que podríamos denominar indigentes que huyen del hambre. Son seres desafortunados.
Los cazarecompensas son seres despiadados, cínicos, obsesionados con el dinero aunque para ello deban quitar vidas a gente indefensa. Los paisajes son helados, montañas repletas de nieve en la que los personajes destacan sobre fondos blancos.
La pareja protagonista son de razas diferentes. Jean-Louis Trintignant es blanco, actor de Un hombre y una mujer de Claude Lelouch, y Vonetta McGee es negra, musa del llamado black exploitation, películas rodadas por gente afroamericana que tuvieron gran éxito en los años setenta. Klaus Kinski es el malo, un actor de gran temperamento y carácter difícil.
Corbucci no muestra el heroicismo ni la belleza del Oeste, sino su fealdad y su miseria. Un mundillo de gente injusta que vive toda una pesadilla. El ambiente es dantesco, terrible, cruel.
Actualmente El gran silencio es película de culto pero su público es minoritario. Cine de serie B considerado menor pero merecedor de entusiastas seguidores. Una pequeña obra maestra.

Sergio Corbucci

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.