Ferdinand, el toro

UN MORLACO MUY ESPECIAL

La película que vamos a tratar tiene dos precedentes, una novela y un famoso corto de Walt Disney prohibidos por la censura franquista y por regímenes autoritarios como la alemania Nazi. El Cuento de Ferdinando (1936) es la obra más conocida escrita por el autor estadounidense Munro Leaf e ilustrado por Robert Lawson. Es un libro para niños que cuenta la historia de un toro que prefiere oler las flores en lugar de luchar en las corridas de toros. Se sienta en el medio de la plaza de toros y no le presta atención ni le da importancia a cualquiera de las provocaciones del matador y los otros para luchar.

EL TORO FERDINANDO. Título original: Ferdinand the Bull. Año: 1938. País: Estados Unidos. Dirección: Dick Richard. Guion: Munro Leaf, Robert Lawson (Cuento: Munro Leaf). Música: Albert Hay Malotte. Walt Disney Productions / RKO Radio Pictures. Duración: 8 minutos.

La novela  de  Munro Leaf  se publicó nueve meses antes del estallido de la Guerra Civil española siendo inmediatamente prohibido en varios países. El líder de la India Mahatma Gandhi lo llamó su libro favorito.
El cuento interesó al propio Walt Disney que lo produjo en forma de corto en 1938 obteniendo el apreciado Oscar al mejor corto de animación que no le  libró de la implacable censura franquista.
Vista  actualmente el  cuento conserva toda su gracia aunque contiene errores de ambientación al sacar gente  con sombrero mexicano que en España no se usa salvo en carnavales. Un despiste muy típico del cine gringo que no sabe distingir entre ambas naciones.

Pero la  verdad es que el corto es genial con grandes golpes de efecto y se puede aceptar  fuera de su ideología política. Sus autores no tenían grandes pretensiones con sus creaciones pero  las circunstancias se impusieron y les arrastró en la polémica. No era época  para el  pacifismo cuando Europa y sobretodo España estaba siendo arrasada por el fascismo más cruel que en aquella época puso fin a la vida de millones de personas.

FERDINAND. Año: 2017. País: Estados Unidos. Dirección: Carlos Saldanha. Guion: Robert L. Baird, Tim Federle, Brad Copeland (Historia: Ron Burch, David Kidd, Don Rhymer. Cuento: Munro Leaf). Música: John Powell. Fotografía: Animation, Renato Falcão. Blue Sky Studios / 20th Century Fox Animation / Davis Entertainment. Distribuida por 20th Century-Fox Film Corporation. Duración: 106 minutos.

Han pasado los años y han cambiado las circunstancias. Ya no tenemos la sombra de crueles dictadores amenazándonos aunque el peligro de dictaduras no ha desaparecido ni mucho menos.
En la época del buenismo, el animalismo y el pacifismo el cuento de Ferdinando resucita y la Fox pone en marcha un largometraje  muy bien intencionado.

El estreno de esta cinta no está exento de polémica cuando está vigente el debate antitaurino. Antitaurino quiere decir contrario a las corridas de toros y los encierros. No se refieren contrariedad contra la especie animal. Las corridas en efecto son crueles y de pésimo gusto. Sin embargo hay que saber matizar. La desaparición de las corridas supondría la  muerte del toro de lidia porque desaparecerían las ganaderías que los crían. Es un punto en el que nadie piensa.
La película pretende ser simpática,  no ofender a nadie y busca divertir y emocionar al público. Todo está bien resuelto aunque su desarrollo no es excepcional. Le  falta la chispa que en su día supo insuflar el gran Walt Disney.
Por  eso es un film que se ve sin esfuerzo, que se disfruta y lo pasas bien aunque todo te suene a ya visto. Es una película para niños con muy poca lógica, sin ninguna coherencia argumental pero que no te molesta en absoluto.
Algunos críticos taurinos han estallado en cólera por este filme, pero creo que le dan demasiada importancia. Es un entretenimiento más o menos saludable que se ve sin esfuerzo y que te divierte. Nada más.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.