La legión invencible (John Ford 1949) 2

FORD POETA DEL OESTE

II)- “LA LEGIÓN INVENCIBLE”
Sinopsis- Año 1876. Después de la muerte de Custer se unen las tribus indias de toda Dakota en la guerra contra los blancos. El capitán Nathan Brittles (John Wayne) a los seis días de su jubilación recibe el triple encargo de alejar a los indios e impedir sus concentraciones, escoltar hasta el puesto de diligencias de Sudrose Welles a la sobrina y a la esposa de su comandante en jefe, Mrs. Abby Allsrhard (Mildred Allshard) e impedir que el traficante Karl Rynders (Harry Woods) venda rifles a los indios. Nada puede hacer por cumplir su misión: deberá regresar a Fort Starke ante la unión de pieles rojas que llegan a ser numerosos aunque Rynders (equivalente al Silas Meacham interpretado por Grant Withers en “Fort Apache”) y sus colaboradores serán asestados por los indios (ebrios de batalla y de alcohol) quienes no desean pagar el precio pedido. El capitán Brittles había perdido a su esposa y dos hijas a causa de la viruela unos años antes. Solo tenía a su familia y al ejército. Ha perdido a sus seres queridos y ahora perderá el ejército por la jubilación y además le toca lidiar con una rivalidad entre dos jóvenes tenientes por conseguir la mano de Olivia Dandridge (acertada, Joanne Dru), la sobrina del mayor Mac Allshard (George O’Brien). Le queda la amistad y fidelidad del sargento Quincannon (Victor McLaglen) forjadas durante años de servicio. La compañía le regala un reloj de bolsillo de plata lo cual le emociona. Ya prácticamente jubilado visita a su querido amigo indio, el jefe “Caballo Andante” (John Big Tree) y comentan que son demasiado viejos para hacer la guerra, pero no para impedirla. Ya de paisano, Brittles espantará los caballos de los indios y evitará la guerra. Lo que creía un fracaso se ha convertido en un éxito total: gobierno, ejército y los indios han sido beneficiados…
Veamos algunas escenas destacables (difícil, pues todo es destacable en esta hermosa película):
— La música de Richard Hageman (al igual que la de “Fort Apache”, la de “Río Grande” es de Victor Young) es acertada y su eje vertebrador es la melodía anunciada en el título original, “She Wore a Yellow Ribbon”, basada en una clásica marcha militar americana que se repite varias veces en el film. “Yellow “(“Amarillo/a”), “Ribbon” (“Cinta”), o sea “cinta amarilla” cuya traducción literal del título sería “Ella llevó la cinta amarilla” en referencia al miembro de la caballería cuando está enamorado, colocándose la novia la cinta amarilla sobre su cabeza —
— El humor, la chanza, las bromas de Brittles con el alcoholizado sargento Quincannon y las de este con los subalternos con los cuales se ensarza en peleas a puñetazos o la hilaridad (mostrada a sus espaldas) cuando Quincannon amonesta a los soldados. La rivalidad entre los tenientes Flint Cohill (John Agar) —personaje que no aparecía en el relato de Warner Bellah “War Party”, inspirador principal de “La legión invencible” pero si en “Massacre”, fuente de “Fort Apache”— y Ross Pennell (Harry Carey Jr.). Una rivalidad, pero en el fondo se intuye algo de afecto mutuo. Para ellos el honor, el compañerismo y el patriotismo están por encima de todo —
— El guión literal no está muy definido (recordemos a los dos grandes guionistas) aunque se hizo según quería Ford. Su estructura está expuesta como viñetas sucesivas (se ha escrito varias veces), cuadros remingtonianos o aleluyas (“aucas”, como decimos en catalán) pero estas piezas separadas son de una extraordinaria belleza y enlazadas consiguen una gran película —
— El sin par manejo que hace Ford con los Planos Generales, dominantes e importantes en el film, dotando de espesor épico y dramático a una historia donde prácticamente no hay batallas, una plasticidad exuberante ambientada con canciones de frontera, romances, cantares de gesta, la naturaleza donde los personajes están profundamente engastados. También hay Planos Generales (a veces cumplen la misión de síntesis informativa) en el interior de Fort Starke (revisión a la tropa por parte de Quincannon o en las dependencias del mayor Allshard) y la combinación de estos con Planos Medios o Primeros Planos es formidable (algo que pocos realizadores se han atrevido a hacer de forma directa según nos indica Torres-Dulce en su estudio, 4). Para Ford los Primeros Planos (tan ahorrativo al utilizarlos) sirven en pocos segundos para dirimir el carácter y la psicología del personaje (extrayendo el máximo jugo a la interpretación del actor —
— La escena en el cementerio: Nathan Brittles habla delante de la tumba de su esposa (al lado hay las de sus dos hijas), como si la informara de los acontecimientos (“Custer ha muerto…”) mientras riega las flores y plantas. El cielo es tremendamente rojizo y su reflejo da un aire extraño a la secuencia, incluso el agua fluyendo de la regadera es de un rojo- sangre. Puede parecer irreal pero es tremendamente poético. Una sombra se proyecta sobre la sepultura de Mrs. Brittles: es Olivia quien pide disculpas por su intromisión y le ofrece un ramo de flores, cosa que el capitán agradece sinceramente —
— Nathan Brittles es el equivalente al Kirby York de “Fort Apache” (el mismo actor para ambos personajes) en su afecto y amistad con los jefes indios, son hombrees honestos y nobles pero contundentes: Nathan quiere la paz y va al campamento indio para hablar con su amigo “Caballo Andante” que también busca evitar la guerra. Un atrevido y joven indio parece desafiarle disparándole una flecha que se clava en el suelo delante de él; el capitán recoge la flecha y la rompe en dos demostrando no tener miedo —
En resumen, un film grandioso salido de la cámara impresionista de aquel gran realizador, para mi el más grande de la historia del cine, llamado John Ford…

Narcís Ribot i Trafí

1)- John Ford filmó algún documental más en la guerra de Corea y en la de Vietnam. Este último no gustó a miembros del gobierno estadounidense…
2)- Cuando hablaba de él mismo o de su trabajo era muy ambiguo (creo que voluntariamente). Recordemos el incidente en “La caza de brujas” cuando Cecil B. DeMille acusó a Joseph L. Mankiewicz. “Me llamo John Ford y hago películas del Oeste”: En realidad se llamaba Sean Aloysius O’Fearna (u O’Feeney, como más tarde se le conoció, forma anglófona del original gaélico) y no solamente hacía películas del Oeste.
3)- “Un tronar de tambores y otras historias de la caballería americana”. Los relatos de James Warner Bellah que inspiraron la “Trilogia” de Ford, además de “A Thunder of Drums”(“Un tronar de tambores”) — da el título al libro — que sirvió de base literaria para el film “Fort Comanche” (1961), realizado por Joseph M. Newman.
4)- “Jinetes en el cielo”- Eduardo Torres- Dulce Lifante, magnífico y bien documentado estudio sobre la “Trilogía” por parte de quien fue Fiscal de Sala ante el Tribunal Constitucional. Notorius Ediciones S. L. (2011). Cuando reuní una bibliografía de John Ford a finales de 2013 aún no conocía este libro (cayó más tarde en mis manos).

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.