La prima Angélica (1973)

EL PRIMER AMOR INFANTIL

LA PRIMA ANGÉLICA. Título original:La prima Angélica. Año: 1973. País: España. Dirección: Carlos Saura. Reparto: José Luis López Vázquez (Luis), Lina Canalejas (Angélica), Fernando Delgado (Anselmo), María Clara Fernández de Loaysa (Angélica niña), Pedro Sempson (Padre de Luis), María de la Riva (Abuela), Marisa Porcel, Antonio Canal (Soldado), Pedrín Fernández, Trinidad Rugero, José Villasante, Josefina Díaz (Tía Pilar), Lola Cardona (Tía Pilar), Encarna Paso (Madre de Luis), José Luis Heredia (Felipe Sagún), Luis Peña (Sacerdote), Julieta Serrano (Monja). Guion: Carlos Saura, Rafael Azcona. Fotografía: Luís Cuadrado. Productora: Elías Querejeta. Duración:107 minutos.
1974: Cannes: Premio Especial del Jurado

Cuando se estrenó La  prima Angélica se produjo un sonado escándalo porque en una secuencia, Fernando Delgado aparecía con la camisa azul de falange llevando embrazo en alto en cabestrillo. Un  gag que ya habíamos visto interpretado por Buster Keaton en Guerra a la italiana (1965) sin que  nadie se sintiera molesto.
Grupos falangistas se indignaron, protestaron en los cines realizando escraches y demás actos violentos, todos exagerados y fuera de tono.
Quien lo pasó peor fue la niña María Clara Fernández de Loaysa, intérprete de la prima Angélica pues su padre recibió numerosos anónimos asustándoles con toda clase de amenazas. A María Clara no la volvimos a ver en otra película nunca más.
En fin, agua pasada que no mueve molino.

La prima Angélica es una de las mejores películas del cine español. Una trama que se desarrolla en dos tiempos. Un presente gris y un pasado agridulce en donde el protagonista residió  durante la Guerra Civil en un pueblo con sus tíos y su prima Angélica (María Clara Fernández de Loaysa) de la que se enamora.
Los recuerdos son algo confusos con tonos felices y otros amargos. La película muestra dos tramas paralelas, el presente y el pasado,  Un pasado del cual el protagonista tiene recuerdos borrosos.
Destaca ante todo la ambientación de un mundo rural y provinciano. La nostalgia de un ayer agridulce con tonos buenos y malos. El recuerdo de un amor perdido por la intolerancia. Una película de esas que te hacen recordar tiempos pasados también agridulces.
Uno de los mejores trabajos de José Luis López-Vázquez que borda tan dificil personaje en su madurez y en su infancia. Carlos Saura era el director más prestigioso del cine español exceptuando a Luis Buñuel que rodaba en tierras extranjeras. Durante muchos años fue el centro de nuestra cinematografía.
Los escraches están ya olvidados porque esta película no pretende ofender a nadie, es simplemente una obra de arte.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.