Los sátiros de Hollywood

LLUVIA DE DENUNCIAS
Y ACUSACIONES

La denuncia al productor Harvey Weinstein  de presuntos (y digo presuntos porque no ha habido juicio y sin sentencia firme no puedo acusar a nadie) acosos sexuales ha motivado su acelerada caída y un espectacular efecto dominó en todo el mundo.
Han llovido acusaciones no sólo en Hollywood, también en España y demás países con cinematografía propia. Por prudencia no voy a dar nombres. No soy quien para juzgar a nadie y voy a dejar que la justicia cumpla su cometido.
Es una historia vieja como el mismo cine y no sólo de la industria fílmica, ha existido en todas las profesiones desde que la raza humana apareció  sobre la faz de la tierra.
Ha habido productores o directores exigiendo favores sexuales a cambio de una oportunidad, actrices y también actores acosados. No todos son heteros, también los hay homosexuales. El acoso es siempre el mismo.
También hay individuos que creen que nuestras actrices son mujeres fáciles o prostitutas que se acuestan con el primero que ven y no es así. También hay otros acosos y vejaciones. Productores y directores chantajistas o estafadores, pero aquí no vamos hablar de ellos sino de los acosadores sexuales, de los falsos donjuanes incapaces de atraer a nadie.
Acostarse con alguien para conseguir un papel no te hace triunfar. Te hace triunfar el talento, lo que vales. Si alguien no tiene talento a la hora de la verdad se estrella. Si no es apto o apta para el oficio por mucho que se encama nada consigue salvo hacer el ridículo y hacer perder el tiempo a los verdaderos profesionales.
Creer lo contrario es autoengañarse.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español, Series, Televisión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *