Rostros de toda la vida 2: Russ Tamblyn

DE NUEVO EN «TWIN PEAKS»

Russell Irving «Russ» Tamblyn (30 de diciembre de 1934) es un actor y bailarín estadounidense, al que un cinéfilo de edad avanzada, como es mi caso, ha estado viendo a lo largo de su vida en la gran y pequeña pantalla. Un rostro que siempre nos ha estado acompañando aunque casi siempre en roles secundarios. Por eso le dedicamos un espacio en esta sección dedicada a los actores y actrices de toda la vida.
Generalmente la vida artística o cinematográfica de un intérprete suele ser muy corta, al pasarse de moda el teléfono deja de sonar y se ven obligados a cambiar de oficio, desaparecer, o volver al teatro en donde muchos han podido desarrollar completamente su profesión.
Antes de que yo naciera, Russ ya trabajaba en Sansón y Dalila (1949) del mítico Cecil B. DeMille como el futuro rey Saúl. Victor Mature y Hedy Lamarr triunfaron a pesar de los decorados de cartón piedra y los extraños ropajes de los filisteos. Años más tarde fue Gideón el benjamín de los hermanos Pontipee en Siete novias para siete hermanos (1954) de Stanley Donen, un musical que supuso un éxito inesperado para la MGM que no confiaba en el proyecto y tuvo que sufrir numerosos recortes presupuestarios.

Se trata de unos de los mejores musicales de la productora del león pese a que en la actualidad nos resulta algo cursi en más de un aspecto. Pero Russ nunca tuvo suerte y rara vez fue cabeza de cartel y siempre en películas de serie B. Tal vez porque se le consideró un actor limitado aunque siempre cumplió con sus papeles.

Uno de sus mayores triunfos fue West Side Story (1961) del todo terreno Robert Wise, a quién conocí en persona en Sitges 1987, y Jerome Robbins, el famoso coreógrafo de Broadway. Otro musical que intenté renovar el género con argumento dramático y lucha de bandas callejeros con una historia de amor central entre Natalie Wood y Richard Beymer que años después coincidió con Tamblyn en Twin Peaks.
Otro musical, esta vez de género fantástico, El maravilloso mundo de los hermanos Grimm (1962) rodado en Cinerama con tres cámaras. Con el mismo sistema se rodó La conquista del Oeste que también contó con un papel episódico para el actor que nos ocupa.
Los invasores (1963) fue otro rol secundario en un film extraño de vikingos con Richard Widmark. La carrera de Russ parecía no despegar, siempre relegado a papeles de poca enjundia o de poco carácter. Eso sí, siempre contó con la simpatía del público.

La película no tuvo éxito y el actor se tuvo que arrastrar durante décadas en papeles infames en películas deplorables que no vale la pena citarlas aquí. Hace poco le vimos en un breve cameo en Django desencadenado (2012) de Quentin Tarantino junto a su hija Amber Tamblyn, también actriz. Al menos ha podido mantenerse a lo largo de toda una vida en las pantallas aunque sea en papeles menores y secundarios como este western citado.
Si ha conseguido alguna relevancia en las últimas décadas ha sido por su papel del Dr. Lawrence Jacoby en Twin Peaks (1990-1991) y  su continuación de 1917. Un papel algo alocado que le ha permitido estar en la cresta de la ola de nuevo y que ha valido que nuevas generaciones de espectadores sepan de él por lo que su carrera es actualmente una de las más largas del actual Hollywood.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.