Terry Gilliam termina el rodaje de su Don Quijote

LA MALDICIÓN DE LA MANCHA

Tras 17 de años de preproducción acaba de finalizar el rodaje de El hombre que mató a Don Quijote, la última fantasía gilliam inspirado en el legendario protagonista literario de Miguel de Cervantes, Don Quijote. La película está dirigida por el aclamado director Terry Gilliam. El casting incluye a Adam Driver (Star Wars: El despertar de la fuerza), Jonathan Pryce (Saga de Piratas del Caribe), que ha colaborado anteriormente con Gilliam y da vida a Don Quijote, Stellan Skarsgård (El indomable Will Hunting), Olga Kurylenko (Quantum of Solace), Joana Ribeiro (Portugal no está en venta), Óscar Jaenada (La fría luz del día), Jordi Mollá (En el corazón del mar), Sergi López (El laberinto del fauno) y Rossy de Palma (Julieta).
El rodaje se ha llevado a cabo en diferentes localizaciones de España y Portugal. El director y guionista del film Terry Gilliam, que ha trabajado en el proyecto desde 1989 señala: “Don Quijote es un soñador, un idealista y un romántico, decidido a no aceptar las limitaciones de la realidad, avanzando sin importar los contratiempos, como hemos hecho nosotros desde el comienzo de la producción. Hemos estado trabajando en esto durante tanto tiempo que la idea de terminar de rodar esta película “clandestina” es bastante surrealista. Cualquier persona sensata habría renunciado hace años, pero a veces los cabezotas soñadores ganan al final, así que doy las gracias a todos los idealistas que se han unido para hacer realidad este sueño“.
El hombre que mató a Don Quijote cuenta la historia de un anciano convencido de que es Don Quijote y que confunde a Toby, un ejecutivo publicitario, con su fiel escudero, Sancho Panza. La pareja se embarca en un viaje extraño, con saltos hacia atrás y adelante en el tiempo, entre el actual siglo XXI y el mágico siglo XVII.
La película siempre ha sido centro de calamidades ya que se intentó rodar en anteriores ocasiones. En 1998, Gilliam y uno de sus más cercanos colaboradores, Tony Grisoni, empiezan la preproducción de El Hombre que Mató a Don Quijote. Para el papel del ejecutivo contrataron a Johnny Depp y la estrella del cine francés Jean Rochefort fue seleccionado para interpretar a Don Quijote, después de que Gilliam los describiera como perfectos para el rol.
Rochefort empieza un curso intensivo de inglés y, siete meses después, en 2000, se incia el rodaje en en Bardenas Reales, una región semidesértica en el norte de España.
El paisaje es espectacular, pero resulta que queda cerca de una base aérea de la OTAN y los aviones de combate no dejaban de sobrevolar con su ruidoso estruendo, dañando la pista sonora que tendría que arreglarse en posproducción a un costo adicional. En el segundo día de producción, una tormenta genera deslaves que no solo destruyen el set y algunos de los equipos sino que cambian el color del terreno y todo lo que se rodó el primer día se tiene que repetir.
El cúmulo de calamidades fueron narradas en el documental Perdidos en La Mancha (2002) de Keith Fulton y Louis Pepe. Pero las desgracias no acabaron aquí, se intentó rodar de nuevo con John Hurt en el papel principal pero el actor británico falleció dejando el proyecto huérfano.
No es la primera vez que Don Quijote sufre infortunios cinematográficos, recordemos el caso de Orson Welles y su inacabado rodaje que concluyó años después Jesús Franco. O la serie de Manuel Gutiérrez Aragón con Fernando Rey. Se rodó la primera parte pero al iniciarse la segunda fallece el actor, se contrata a Marcello Mastroianni que termina por fallecer también y finalmente se rodó un largo mustio con Juan Luis Galiardo.
Gilliam al menos ha podido llevar a buen puerto su película y esperemos verla en salas lo más breve posible.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.