Una mujer cualquiera

COSAS DE MUJERES

UNA MUJER CUALQUIERA. Año: 1949. País: España. Director: Rafael Gil. Reparto: María Félix (Nieves Blanco), Antonio Vilar (Luis), Mary Delgado (Isabel), Juan Espantaleón (Comisario), José Nieto (Vecino), Juan de Landa (Padre de Luis), Manolo Morán (Taxista), Eduardo Fajardo (Ricardo), Fernando Fernández de Córdoba (Doctor), Ángel de Andrés (Camionero), Carolina Giménez (Rosa), Ricardo Acero (Viajero tren), Julia Caba Alba (Ofelia), María Isbert (Pasajera tren), Félix Fernández (Julio), Rafael Bardem (Diseñador de moda), José Prada (Policía tren), Manuel Requena (Sereno), Manuel Aguilera (Ayudante comisario), Luis Rivera, Arturo Marín (Revisor tren), Manuel San Román. Guión: Miguel Mihura y Rafael Gil. Música: Manuel Parada. Fotografía: Theodore J. Pahle. Cesáreo González P.C Duración: 89 minutos.

Año 1949, hace diez que acabó la Guerra Civil y la postguerra es dura. Una mujer de clase acomodada (María Félix) pierde su hijo y se separa de su marido. No tiene salidas profesionales y los hombres tratan de aprovecharse. Era una España profundamente machista la que retrata este filme de Rafael Gil (Madrid, 22 de mayo de 1913-ibídem, 10 de julio de 1986) con guión de Miguel Mihura (Madrid, 21 de julio de 1905-ibídem, 28 de octubre de 1977), autor teatral y fundador de La  Codorniz, la revista más audaz para el lector más inteligente.
Rafael Gil, uno de los grandes caballeros del cine español y uno  de sus mejores realizadores, supo sacar partido de la gran diva María Félix con la que rodó tres películas (Mare Nostrum, esta que nos ocupa y La noche del sábado).

Esta es una  de las mejores películas de la popular actriz, la gran diva mexicana que es adorada por mucha gente y  odiada por otra. De un país con una industria floreciente como es México la gran diva viaja a España que estaba en la autarquia,  que no tenía relaciones diplomáticas con su país natal, que estaba proscrito y desahuciado. Un país muy sombrio y triste.
El guión del humorista Miguel Mihura saca personajes alegres como ese taxista creado por Manolo  Morán o el camionero encarnado por Angel de Andrés. Juan Espantaleón es un comisario de policía bonachón pero nada alelado. Las pruebas que se le presentan son demasiado evidentes por lo que pueden ser falsas.
Una mujer cualquiera nos acerca a la condición femenina en una situación dura e injusta.Los años cuarenta fueron los años del hambre, del paro y de la miseria en España, el país que en otros tiempos conquistó las Américas.
El personaje de Maria Félix es una superviviente en una sociedad que le es adversa, agravada por su condición de extranjera. Una mujer que se ve envuelta en una trampa mortal tendida por un indeseable del que se enamora.
Más que engañada se deja engañar por amor. Un amor tóxico,  maldito y enfermizo. La mujer cae en la trampa viéndose implicada en una trampa mortífera que la va destruyendo.
Rafael Gil construye su relato a la perfección, crea un ambiente opresivo, asfixiante que conduce a la muerte, a la destrucción con un hombre que juega con sus sentimientos. Uno de los mejores retratos del machismo español y de sus consecuencias destructivas.

A la izquierda el director Rafael Gil, enmedio María Félix y a la derecha Antonio Villar

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.