40 años sin Charlot

EL GENIAL VAGABUNDO

En la mañana de Navidad de hace cuarenta años, Charles Chaplin (1889-1977), el más maravilloso genio del cine mudo, murió mientras dormía en su residencia de Suiza, donde había vivido el último cuarto de siglo y que ha sido convertida en un museo que hoy recuerda de forma muy especial su vida y su prolífica obra.
Chaplin, conocido como Charlot, su eterno personaje han escrito páginas de oro en la Historia del Cine.  Muy joven se enroló en la compañía inglesa de Fred Karno y emigró a los Estados Unidos con otros artistas entre los que estaba Stan Laurel.
Mack Sennett, entonces en la cúspide, le vio y se interesó por él entrando a trabajar en la compañía Keystone.
Chaplin no estaba satisfecho con su prolífica carrera en la Keystone. Su personaje Charlot se hizo muy popular y despertó el interés de otras compañías. Primero la Essanay y después la Mutual.
Finalmente fundó su propia compañía, United Artist con David Wark Griffith, Mary Pickford y Douglas Fairbanks.
Del corto se pasó al largo.Tuvo problemas de faldas y/o económicos. Sus largos arrasaron: El chico, La quimera del oro, El circo, Luces en la ciudad y sobretodo Tiempos modernos jalonan una filmografía modélica y ejemplar.
Se resistió al sonoro pero finalmente claudicó con su espléndida El gran Dictador.
Perseguido por el Comité de Actividades Antiamericanas se tuvo que exilar, fijando su residencia en Suiza donde vivió sus últimos años dejandonos un legado imprescindible.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.