El mundo del circo en la pantalla 3

EL CIRCO DE BUFFALO BILL

William Frederick “Buffalo Bill” Cody (cerca de Le Claire, Condado de Scott, Iowa, Estados Unidos; 26 de febrero de 1846 – Denver, Estados Unidos; 10 de enero de 1917),​ fue un famoso explorador estadounidense, cazador de bisontes y showman, inmortalizado por una larga filmografía que giran sobre sus aventuras, amistad con Wild Bill Hitchcock y Juana Calamidad, aunque aquí sólo nos interesamos por su vertiente circense. Nació en el estado de Iowa, cerca de Le Claire, aunque vivió durante varios años en la ciudad de su padre, Toronto, en Canadá, antes de regresar con toda su familia al Territorio de Kansas.
Comenzó a trabajar a la edad de once años y a los catorce fue uno de los jinetes del efímero pero legendario servicio de correo Pony Express tal como nos mostró El triunfo de Buffalo Bill (1953) con Charlton Heston. Durante la Guerra de Secesión sirvió como soldado en el ejército de la Unión desde 1863 hasta el fin del conflicto en 1865. Después sirvió como explorador civil para el ejército estadounidense durante las Guerras Indias, en el transcurso de las cuales fue galardonado con la prestigiosa Medalla de Honor en 1872.
Ganó fama principalmente por los espectáculos que organizó sobre temas del lejano oeste, con números de cowboys y actuaciones inspiradas en el mundo fronterizo y las Guerras Indias. Fundó en 1883 su espectáculo ambulante, Buffalo Bill’s Wild West, con el que recorrió Estados Unidos y Europa​. Actuó en Barcelona arrivando al puerto Moll de la Fusta  el 18 de diciembre de 1889. «Componen la comitiva 200 pieles rojas y otros tantos vaqueros mejicanos, y 200 animales, entre caballos, búfalos y bisontes», describía La Época.

En 1913 la compañía quebró quedando el mítico caballista en la miseria, falleciendo cuatro años después pero siempre quedará su leyenda.
El cine no le iba a olvidar aunque se centró especialmente en Annie Oakley. Phoebe Anne Oakley Moses (Condado de Darke, Ohio, 13 de agosto de 1860 – Greenville, Ohio, 3 de noviembre de 1926) fue una tiradora que participó durante diecisiete años en el espectáculo de Buffalo Bill que recreaba escenas del viejo oeste.

En 1935 George Stevens estrena Annie Oakley con Barbara Stanwyck en su mejor época. La película nos cuenta su incorporación al circo de Buffalo Bill y su exitosa pero poco rentable aventura europea. Gail Davis llevó el personaje a la televisión durante tres temporadas (1954-1957) en una serie con el mismo título al que añadimos el divertido cameo de Alias Jesse James (1959) con Bob Hope en donde disfrutamos de breves apariciones de Bing Crosby, Gary Cooper, Fess Parker (Davy Crockett), Ward Bond y otras inesperadas apariciones.
La perla de la presente filmografía es sin duda La reina del oeste (1950) del gran George Sidney y Bubsby Berkeley. Inicialmente prevista con Judy Garland en el papel de Annie, tuvo que ser reemplazada por Betty Hutton una vez iniciado el rodaje. Hutton recibió  muchos reproches por aceptar el papel pero hay que reconocer que no fue su culpa y también que realizó una excelente labor demostrando una vez más sus dotes de payasa.
Basado en un famoso musical de Broadway, La reina del Oeste por la belleza de las canciones de Irving Berlin.  El número There’s No Business Like Show Business  (No hay negocios como el espectáculo) con Howard Keel, Louis Calhern (Buffalo Bill) y Keenan Wynn es espléndido. You Can’t Get A Man With A Gun (No puedes agarrar a un hombre con una pistola) tiene mucha gracia pero el mejor resulta el número I´m an Indian, too (Yo también soy india).

Acabamos con la desmitificadora Buffalo Bill y los indios (1976) de Robert Altman con Paul Newman como Buffalo  Bill, Geraldine Chaplin como Annie Oakley y Joel Grey (Cabaret) en donde tratan de tonto al legendario explorador.  Will Sampson (1933–1987)  de la etnia maskoki (llamada también creek) destaca en este reparto de gran profesionalidad aunque sus intenciones sean algo dudosas.

Queda para el recuerdo los grandes desfiles por las calles de Barcelona de los nativos americanos que asombraron a todo el mundo porque era la primera vez que podían verlos en persona. En El fabuloso mundo del circo (1964) se recreó esta mágica experiencia con John Wayne interactuando con actores de la tierra como José María Caffarell en el Moll de la Fusta, ante la estatua de Cristobal Colón que el propio Buffalo Bill admiró en 1889.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español, Series, Televisión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.