Albert Boadella, el joglar maldito

PRESIDENTE DE TABARNIA

La figura de Albert Boadella (Barcelona, 10 de julio de 1943)   siempre ha venido marcado por la polémica. Director hasta 2012 de la compañía de teatro independiente Els Joglars su biografía es completamente cinematográfica convirtiéndole en un personaje de leyenda.
En 1962 fundó con  Carlota Soldevila y Anton Font la compañía Els Joglars famosa por criticar y satirizar al poder de turno en vigor sin dejar títere con cabeza. Ese espiritu iconoclasta le ha provocado numerosos admiradores pero también poderosos enemigos. Primero el franquismo, segundo la Iglesia y tercero el intransigente nacionalismo catalán que tanto daño ha hecho a la sociedad española en las últimas décadas.
El 2 de diciembre de 1977, ya en la transición, fue detenido por su montaje La Torna que trataba del último ejecutado a garrote vil en la España franquista. Boadella escapó de la cárcel fugándose `por una ventana deteniendo en el juicio al resto de los actores de la compañía.

La carrera cinematográfica de Boadella es escasa.  La portentosa vida del padre Vicente (1978) del malogrado director valenciano Carles Mira (Valencia, España, 14 de marzo de 1947 – ib. 12 de enero de 1993) fue definido como «una denuncia de la manipulación de la historia».  Basado en la biografía del santo Vicente Ferrer (Valencia, 23 de enero de 1350 – Vannes 5 de abril de 1419), un santo calificado de intransigente y que acusaba a la gente señalando con el dedo.

La película despertó la ira furibunda de los sectores más conservadores de la sociedad valenciana por cómo trató la vida y milagros del santo.​ Después de que una bomba hiciera explosión en el local donde se exhibía la película en Alcoy, esta no fue estrenada en ninguna otra población de Valencia. La polémica volvía aparecer pues en la biografía de Boadella por su tono satírico e hiriente acompañado del gran Ovidi Montllor y Ángela Molina.
Mira, en su debut en el largo, creó un cine llamado fallero con un sentido del humor típicamente mediterráneo a veces alocado y en algunos puntos escatológico, abundantes referencias sexuales y una ironía un tanto salvaje.

Como director, Boadella creó una sátira del Generalísimo Franco con ¡Buen viaje, excelencia! (2003) con Ramon Fontserè, Pilar Sáenz y Minnie Marx. Es una crítica ácida de los últimos años del franquismo, sus pompas y sus obras viviendo una larga decadencia física que le convirtió en una sombra de sí mismo.
El vitriolo tan boadellano está más que servido y el cabreo de los criticados también.

Su debut como director audiovisual fue en el programa Lletres catalanes de TVE Cataluña con una adaptación de su obra Alias Serrallonga (emitido el  24 de enero de 1977), una historia y leyenda el bandolero catalán del siglo XVII Don Joan de Serrallonga. Es un espectáculo de mimo y pantomima con texto, danzas y canciones populares. Tuvo muy buena aceptación en su época tanto en su versión catalana como en la catalana.
En el mismo año adaptaron a Homero con su peculiar y satírica versión de La Odisea en cinco capítulos. También tres episodios de Terra d’escudella: Príncep de Viana (1977), Turisme i la Costa Brava (1977) y Almogàvers a Sicília i Constantinoble contra els turcs (1977).
Tuvimos que esperar once años para una serie de siete episodios, Som una meravella (Somos una maravilla) en la que se criticaba la versión apologética que el nacionalismo catalán daba de Cataluña como si fuera Jauja o el País de las Maravillas.
Ya semos europeos (1989), otra serie similar pero a nivel español. Orden especial (1992) otra serie y telefilmes como ¡Vaya día! (1995), Función de noche (1995) y En un lugar de Manhattan (2007) jalonan una carrera poco conocida ya que los montajes teatrales siempre han tenido mayor repercusión.

Esta entrada fue publicada en Cine español, Series, Televisión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.