Cine e Historia 17: Anastasia

LA ÚLTIMA ROMANOV

Anastasia Romanov

La gran duquesa Anastasia Nikoláyevna Románova; nacida el 18 de junio de 1901 (5 de junio según el calendario juliano), muerta el 17 de julio de 1918. Fue la hija más joven del emperador Nicolás II, el último zar de la Rusia Imperial, y de su esposa Alejandra Fiódorovna. Anastasia fue la hermana menor de la gran duquesa Olga, la gran duquesa Tatiana y la gran duquesa María, y la hermana mayor de Alekséi Nikoláyevich Románov, zarévich de Rusia. Fue asesinada junto al resto de su familia el 17 de julio de 1918 por fuerzas de la policía secreta bolchevique. La leyenda de que Anastasia había sobrevivido a la Revolución Rusa estuvo vigente durante todo el siglo XX y muchas impostoras afirmaron ser la princesa. La más famosa de ellas fue Anna Anderson, pero a pesar del apoyo que le prestaron muchas personas que habían conocido a Anastasia, las pruebas de ADN de Anderson en su pañuelo y pelo revelaron que no tenía ningún parentesco con la gran duquesa Wikipedia

El asesinato de la familia Imperial Rusa tras la revolución de octubre ha hecho correr mucha tinta. El zar fue derrocado por la Revolución de febrero en 1917, pero su situación  empeoró en octubre tras la toma del Palacio de Invierno  por los bolcheviques y el inicio de la famosa Revolución comunista.
Muy pronto el cine se ocupó del desdichado evento: The Fall of the Romanoffs (1917). Un año después la familia imperial fue asesinada al completo, una tragedia portadora de gran polémica porque fue utilizada como propaganda contra el nuevo sistema político.
Así, la Metro produjo Rasputin y la zarina (1932) con los famosos hermanos Barrymore al completo (John, Lionel y Ethel). La trama se centra con el episodio de Rasputín, un  monje loco que envenó la familia imperial provocando su perdición.
En 1971 Franklin J. Schaffner rueda en España, Nicolás y Alejandra (1971), que muestra con mayores detalles la caída de los Romanov y posterior muerte.

En ambas cintas el papel de Anastasia es residual. Fiona Fullerton la interpreta en la versión de Schaffner y Anne Shirley (sin acreditar) en la de los Barrymore. Su personaje no tiene peso en la acción pero no es más que un papel muy secundario.

En 1956 se estrenaron dos películas centradas ya en el caso de Anna Anderson, una mujer que aseguraba ser la princesa Anastasia que sobrevivió al fusilamiento. El tiempo ha demostrado que era una impostora que buscaba hacerse con la herencia  de los Romanov pero su caso provocó mucha polémica y dos películas  rodadas en este año.

Anastasia. La última hija del Zar de Falk Harnack con Lili Palmer se rodó en blanco y negro. No he vuelto a ver la cinta desde su estreno y la recuerdo vagamente. Una producción modesta y agradable de ver.

Anastasia de Anatole Litvak con Ingrid Bergman machacó las taquillas con su glamour hollywoodense. Uno de los grandes éxitos de la actriz sueca en los estudios ingleses de la Metro, Francia y Dinamarca. La Academia le entregó el Oscar a la mejor actriz aunque no he vuelto a ver este título desdibujado en mi cerebro.

Anastasia (1997) de Don Bluth y Gary Goldman es un  film musical y animado sobre la historia que nos ocupa. Poco o nada que ver con la realidad. Es una película eso sí simpática y divertida pero a estas alturas poca gente puede interesarse por el tema por lo que queda un espectáculo familiar agradable. Nada más.

Anastasia (2018) de Blake Harris es la última aportación al tema con Emily Carey,  la Diana adolescente de Wonder Woman. No sabemos nada de esta cinta aún no estrenada pero muy pocas ilusiones nos hacemos.
Cuando el misterio se ha desvelado ¿porqué insistir filmando nuevas versiones de la historia? En fin, los productores sabrán lo que hacen.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.