Cine e Historia 18: Mariana Pineda

PROCESO A
MARIANA PINEDA (2008)

PROCESO A MARIANA PINEDA. Año: 1984. País: España. Director: Rafael Moreno Alba. Reparto: Pepa Flores (Mariana Pineda), Germán Cobos (Juez Pedrosa), Juanjo Puigcorbé (Teniente Alba), Carlos Larrañaga (Capitán Álvarez de Sotomayor), Raúl Fraire (Oficial), Rafael Alonso (Funcionario), Tony Isbert (Ferrer), Manuel Galiana (Ilustrado), Antonio Iranzo (Matías), Valentín Paredes (Padre Saila), José María Caffarel (Juez Ceruelo), Conrado San Martín (Abogado Defensor), José Vivó (Confesor), Rosario Flores (Juanita), Enrique San Francisco (Federico), Manuel Torremocha, Mari Paz Ballesteros, Kiti Mánver (La Chispa), José María Tasso (padre de Federico). Guion: Carmen Icaza, Rafael Moreno Alba, Emilio Romero (Obra: Federico García Lorca). Música: Jaime Pérez. Fotografía: José García Galisteo. Divisa Home Video / Televisión Española (TVE). Cinco episodios, 300 minutos.

Miniserie de 5 capítulos centrada en la figura de Mariana de Pineda Muñoz o Mariana Pineda (Granada, 1 de septiembre de 1804-Granada, 26 de mayo de 1831) y ambientada en la Granada de 1831, en el octavo año del reinado absolutista de Fernando VII.
Se trata de un juicio sobre falsas pruebas en la que Mariana Pineda fue acusada de tener una bandera liberal en su domicilio por lo que fue encarcelada, juzgada y condenada. La serie refleja los pormenosres del juicio y retrata una época que en la actualidad nos suena extraña.
Había acabado la Guerra de la Independencia y se habían convocado las Cortes de Cádiz con una constitución liberal. Pero al regresar el monarca Fernando VII, alias El Deseado, la abolió con la ayuda del ejército francés.
Nos puede sorprender que se apliquen condenas tan duras por causas insignifiicantes pero la realidad del siglo XIX fue así. La serie cuenta con varios detalles anticuados como el uso arbitrario del zoom para alardear y mostrar planos para exhibir la ciudad donde se rodó la miniserie que es prociosa sin dudarlo pero resta dramatismo al conjunto de la historia.
Pepa Flores, la antigua Marisol, está espléndida y es lástima que su etapa adulta no funcionara como es debido tal vez por su exceso de estrellato.
El retrato de una época es perfecto. Sobran algunos detalles mesiánicos. Los liberales trataban de modernizar España, entonces anclada en el pasado caciquil y autoritario. Pero no iban muy lejos, en realidad no fueron gran cosa.
Un movimiento creado por gente adinerada, con posibles. No inspiran demasiado confianza pero forman parte de nuestra historia.
Caras muy conocidas en aquel tiempo en que se rodó la serie jalonan el contenido, le transfieren profesionalidad y convicción.
Una buena serie que merece ser recordada y no dejarla caer en el olvido como desgraciadamente ocurre con toda nuestra cultura.

Mariana Pineda

Esta entrada fue publicada en Series, Televisión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.