La regenta (1995)

LA FALSEDAD ESPAÑOLA

LA REGENTA. Año: 1995. País: España. Director: Fernando Méndez-Leite. Reparto: Aitana Sánchez-Gijón (Ana Ozores), Héctor Alterio ( Víctor Quintanar), Juan Luis Galiardo (Álvaro Mesía), Carmelo Gómez (Don Fermín de Pas), Amparo Rivelles (Doña Paula), Miguel Rellán (Frígilis), Fiorella Faltoyano (Visitación), Cristina Marcos (Petra), María Luisa Ponte (Petronila Rianzares), Manuel Alexandre (Santos Barinaga), Francisco Merino (Fojar), José María Caffarel, Juan José Otegui (Don Robustiano), Virginia Mataix (Doña Obdulia), Conrado Sanmartín (actor de teatro). Guion: Fernando Méndez-Leite (Novela: Leopoldo Alas ‘Clarín’). Música: Bingen Mendizábal. Fotografía: Rafael de Casenave. Televisión Española (TVE) Duración: 302 minutos (tres episodios).

La Regenta es la primera novela de Leopoldo Alas «Clarín», publicada en dos tomos en 1884 y 1885. Gran parte de la crítica la ha considerado la obra cumbre de Clarín y de la novela española del siglo XIX.
Esta ambientada en una ciudad imaginaria, Vetusta, una ciudad de provincias encerrada en sí misma y en  obsoletos prejuicios llegando a la difamación y la calumnia.
Ana Ozores es una mujer joven casada con un marido muy mayor, no hacen vida matrimonial y llevan escasa vida social.
La esposa, muy religiosa, acude a confesarse pero la larga confesión da lugar a maledicencias. La bola se va agrandando porque la gente ve lo que no hay.
La novela, la película y esta miniserie de RTVE muestran la hipocresía de una sociedad anclada en los chismes gratuitos e inútiles. Un antecedente de los programas televisivos de género rosa que se dedican a indagar las íntimidades de los famosos para promover el morbo y el descerebrado  marujeo.
Un  cotilleo que en el caso de la obra que nos ocupa destroza la vida de la protagonista y de su entormo.
Los marujas del siglo XIX siempre largando, inventándose situaciones absurdas que sólo están  en su escasa imaginación.

Aitana Sánchez-Gijón, una de nuestras mejores actrices, sabe encarnar con certeza al blanco de envidias y celos sin fundamento por parte de gente ociosa e improductiva.
Ana Ozores es víctima de una sociedad cerril, decadente, que ha perdido el norte. La España postcolonial y postimperial. Un país antaño vanguardia del mundo reducido a una nación tercermundista anclada en  el pasado, una sociedad que se niega a evolucionar, que va quedando atrás en el avance  de la historia y  que se convierte en una  caricatura de sí  misma.
Excelente trabajo de dirección de Fernando Méndez-Leite y perfecta reconstrucción de una  época todavía no superada.

Esta entrada fue publicada en Cine español, Series, Televisión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.