El crack (1981)

CUANDO LANDA
NACIÓ DE NUEVO

EL CRACK. Título original: El crack. Año: 1981. País: España. Dirección: José Luis Garci. Reparto: Alfredo Landa (Germán Areta), María Casanova (Carmen), Manuel Tejada (Don Alberto ‘El Guapo’), Miguel Rellán (Cárdenas ‘El Moro’), Manuel Lorenzo (Rocky), Raúl Fraire (Francisco Medina), José Bódalo (Don Ricardo), Francisco Vidal (Nico), Maite Blasco (Merche), José Manuel Cervino (Vareta), Mayrata O’Wisiedo (Mimí de Torres), José Luis Merino (Meri), Ramón Lillo (Jugador de mus), Pablo Hoyos (Camarero), Antonio del Río (Atracador), Juan Carlos Sánchez. Emilio Fornet (Miguelito), Mónica Emilió (Maite), Rafael Álvarez ‘El Brujo’. Guion: José Luis Garci, Horacio Valcárcel. Música: Jesús Gluck. Fotografía: Manuel Rojas. Duración: 119 minutos. Nickel Odeon Dos, Acuarius Films

José Luis García Muñoz, más conocido como José Luis Garci (Madrid, 20 de enero de 1944), es un productor, crítico, presentador de televisión, autor literario, guionista y director de cine español. En 1983 tuvo el honor de ganar el primer Óscar para una producción española en la categoría de mejor película de habla no inglesa por Volver a empezar, lo que le valió continuos ataques de envidia. Ha sido nominado para esta misma distinción otras tres veces, más que ningún otro director de cine español, por las películas Sesión continua (1984), Asignatura aprobada (1987) y El abuelo (1998). Es miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.
El cine de Garci no cuenta con demasiadas simpatías en nuestra crítica, pero ese fenómeno no es nuevo. La mayoría de nuestros realizadores tienen el mismo problema. España es un país que se auto odia y se auto desprecia con asiduidad, pero nosotros debemos ser más justos. Garci tiene errores y aciertos, es humano.
Fue crítico y después guionista en producciones ajenas, Asignatura pendiente (1977) fue su debut como director, con José Sacristán y Fiorella Faltoyano, película en la que nadie creía pero que arrasó en taquilla convirtiéndole en un director célebre.
Con El crack manifiesta su amor por el cine negro americano. Recicla al célebre Alfredo Landa, antiguo ídolo de la comedia popular dándole por fin un papel serio. Landa solía excederse en sus astracanadas pero yo lo prefiero en papeles intermedios como el de La verbena de la Paloma, su mayor éxito comercial fue No desearás al vecino del quinto, en donde Landa interpreta a un falso gay que en realidad es un mujeriego impenitente. Crítica irónica sobre el machismo puritano de nuestra sociedad española, tanto en el franquismo como en la posterior democracia.

El crack se beneficia y se perjudica por las circunstancias en que fue creada. El inicio de la democracia, la rotura de imagen de Alfredo Landa que de ser un ídolo popular pasó a emular a los grandes del cine negro mostrándose excesivamente serio durante toda la película. Eran años en que todo el mundo presumía de progne a veces no se sabe porqué.
La obsesión de no parecer fascista era una losa que entonces seducía pero en la actualidad es indigerible. Con todo la película de Garci se ha convertido en película de culto, un título mítico  y adorable que las nuevas generaciones veneran.
En España siempre hubo corrupción, la hubo en la República, la hubo con Franco y la transición política. Los ídolos de 1981 actualmente han sido desenmascarados,  no son trigo limpio. Germán Areta no ve las cosas claras. La mentira sale siempre a la luz y nos descubre un mundo sucio y cruel.
Este título gana con el paso del tiempo, olvida el oportunismo de la época, la actualidad nos demuestra su sinceridad.
La película es oscura, sórdida, muestra un mundo ruin. Landa se excede con su personaje pero resulta encomiable su reciclaje. Se rodaron otras dos entregas pero otro día hablaremos de ellas.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.