El crack 2 (1983)

LA CONSAGRACIÓN DE LANDA

EL CRACK 2. Título original: El crack 2. Año: 1983. País: España. Dirección: José Luis Garci. Reparto: Alfredo Landa (Germán Areta), María Casanova (Carmen), Miguel Rellán (Cárdenas ‘Moro’), José Bódalo (Don Ricardo), Manuel Lorenzo (Rocky), Rafael de Penagos (Miguel Sampedro), Agustín González (Bombilla), Arturo Fernández (Don Gregorio), José Manuel Cervino (Frutos), Maite Marchante (Maite), José Yepes (Macarra 1), José Luis Merino (Meri), Fernando Bilbao (Matón chalet), José Luis Garci, Manuel Martín Ferrand. Guion: José Luis Garci, Horacio Valcárcel. Música: Jesús Gluck. Fotografía: Manuel Rojas. Duración: 120 minutos. Nickel Odeon Dos, Lolafilms.

Alfredo Landa Areta (Pamplona, Navarra, 3 de marzo de 1933-Madrid, 9 de mayo de 2013) fue más que un actor, un icono del español medio que se vio representado en ese actor vivaz de baja estatura y nervio a flor de piel. Debutó en el cine como extra al lado de Mario Moreno Cantinflas en La vuelta al mundo en 80 días, rodada en Chinchón, pero su debut profesional con un personaje fue en Atraco a las tres.
Eterno secundario alcanzó el estrellato con No desearás al vecino del quinto (1970) que le convirtió en un ídolo de masas. No paraba de rodar y el público de la época se identificaba con él, como si fuera un representante del español medio siempre tan acomplejado pero con gran apetito sexual.
Hoy sería considerado políticamente incorrecto, desquiciado machista egocéntrico, pero en su día millones de españoles  le adoraban. Entonces el franquismo vivía sus últimos años, la gente tenía muchas ganas de vivir, de pasar página y de disfrutar de una democracia mitificada que jamás ha existido.
El landismo pasó, se dejaron de rodar esas películas y Alfredo Landa se tuvo que reciclar para sobrevivir. En 1977 rodó El puente con José Antonio Bardem, luego los dos Cracks con José Luis Garci, El bosque animado, La marrana, su premio en Cannes por Los santos inocentes. Lo más granado de su filmografía.

Cuando hablamos de El Crack, la película original, comentábamos el afán de Alfredo Landa de romper con su imagen landista adoptando una seriedad exagerada. En esta su segunda entrega no hay imagen que romper por lo que no es necesario exagerar la interpretación.
Por eso considero que esta segunda entrega es mejor que la primera, Germán Areta es aquí más humano y Alfredo Landa no exagera su interpretación. Nos encontramos de nuevo con un submundo de gente corrupta, carente de escrúpulos, que buscan enriquecerse por encima de todo sin importar los medios utilizados.
Los tópicos del cine negro norteamericano adaptados a la realidad española de la restaurada democracia que en su día se mitificó, en su día decepcionó.
Los tipos están bien construidos, no son nada ridículos como suele ser cierto cine de género rodado en España. Garcí había conseguido el Oscar a la mejor película extranjera por Volver a empezar, y era objeto de la envidia nacional que intenta destruir todo lo que en España triunfa.
La atmósfera está muy bien construida, y los actores inconmensurables. Todo un regalo para nuestra vista.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.