Atraco a las 3 (1962)

LA COMEDIA ESPAÑOLA

ATRACO A LAS 3. Título original: Atraco a las tres. Año: 1962. País: España. Dirección: José María Forqué. Reparto: José Luis López Vázquez (Fernando Galindo), Casto Sendra ‘Cassen’ (Martínez), Gracita Morales (Enriqueta), Katia Loritz (Katia Durán),Manuel Alexandre (Benítez), Agustín González (Cordero), Manuel Díaz González (Don Prudencio), José Orjas (Don Felipe), Alfredo Landa (Castrillo), Paula Martel (Lolita), Rafaela Aparicio (Doña Vicenta), José María Caffarel (Director General), Alberto Berco (Tony), Lola Gaos, Jesús Guzmán (Cobrador de letras). Guion: Pedro Masó, Vicente Coello, Rafael J. Salvia. Música: Adolfo Waitzman. Fotografía: Alejandro Ulloa (B&W). Duración: 92 minutos. Hesperia Films, Pedro Masó Producciones Cinematográficas

El clamoroso triunfo de Rififí (1955) de Jules Dassin puso de moda el cine de atracos, centenares de películas copiaron el argumento de tan exitosa cinta, a la que siguieron parodias inteligentes como Rufufú (1958), una de las mejores comedias jamás filmadas,  y en España Atraco a las 3 de José María Forqué. El reparto estaba compuesto por actores entonces desconocidos pero que al cabo de pocos años se convirtieron en populares.
Cassen triunfaba en sus apariciones personales, López Vázquez en la serie Tercero izquierda (1963), Gracita Morales hacía de chacha en telecomedias tempranas de TVE.
Todo era optimismo en aquel tiempo. La apertura política, la modernidad, la esperanza del cambio. Los españoles comenzamos a soñar.

En contra de lo que se dice ha habido buen cine español. También malo pero este no es el caso. Atraco a las 3 es una película modesta, de pocos recursos económicos,  pero rodada con corazón y cerebro.
Algunos cómicos son estridentes, como José Luis López Vázquez que al alcanzar la moderación se convirtió en uno de nuestros mejores actores de prestigio.  Cassen estaba entonces de moda. Su carrera empezaba a despegar aunque estaba mejor en directo que en la pantalla grande. Necesitaba el calor del público para crecerse.
La trama es sencilla. Un banco gris y anodino. Una vida triste y mediocre, sus empleados tenían sueños de una vida mejor. Claro está que en aquel tiempo los bancos eran serios. No te recibían con malhumor como en la actualidad.
A pesar del paso del tiempo la comedia aguanta, no se ve vieja. No salen paletos ignorantes como en décadas anteriores. No es un cine de garrulos.
Forqué sabía lo que hacía, tenía buen pulso y era muy buen profesional. En la actualidad la película resulta entrañable, forma parte de nuestra juventud, de nuestra infancia  Se ve con mucho cariño y en ningún modo nos abochorna.
Vale la pena visionar el reciente Blu-Ray.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.