El mundo del circo en la pantalla

PELÍCULAS CIRCENSES

El inmediato estreno de El gran showman nos trae el recuerdo de varias películas dedicadas al mundo del circo como Garras humanas (1927) de Tod Browning con una pareja legendaria, Joan Crawford y Lon Chaney. Un drama humano intenso que ambos bordan a la perfección.
Charlton Heston y James Stewart en El mayor espectáculo del mundo (1952) del genial Cecil B. DeMille, una de las mejores películas sobre el mundo circense en los circos americanos de tres pistas.

En los años 1963 y 1964, la citada película de DeMille se convirtió en una exitosa serie de TV con el mismo título. Su protagonista Jack Palance en uno de sus raros personajes bondadosos. Debido a su rostro, Palance era especializado en papeles de villano cuando malas lenguas decían que era un trozo de pan. En la foto dos estrellas invitadas de gran prestigio: Buster Keaton y Lucille Ball.

El fabuloso mundo del circo (1964) de Henry Hathaway con John Wayne, Claudia Cardinale y Rita Hayworth. Rodada en España con jugosas anécdotas. John Wayne quiso verse hablando en español y asistió a un cine madrileño. Tuvieron que parar la proyección por sus estridentes risotadas y el público aclamó al legendario cowboy de la pantalla.
El Duke visitó a su amigo George Sherman que rodaba La nueva cenicienta y conoció a Pepa Flores “Marisol”.
Pero la anécdota más jugosa fue la patata de Henry Hathaway. Dicho realizador tenía contratado a un ayudante que le asaba una patata antes de comenzar el rodaje. El productor lo despidió por considerarlo un gasto inútil y Hathaway se declaró en huelga si no le asaban la patata antes de rodar. Tan peculiar ayudante fue finalmente readmitido y la película se terminó fracasando en taquilla.

Trapecio (1956) de Carol Reed reunió a Burt Lancaster, Gina Lollobrígida y Tony Curtis en las alturas. Lancaster fue acróbata circense antes de actor y era muy adecuado para su personaje. Los dobles de los actores realizaron una gira mundial tras su trabajo en esta cinta, actuando en nuestras ciudades y tuve laoportunidad de verles en directo.
Sueños de circo (1954) con Lilli Palmer en su mejor momento y la entonces adolescente Romy Schneider. Un bonito musical que transcurre en un pueblecito alemán en donde llega un circo, el director del mismo resulta ser un familiar de una rígida familia que veía con mal ojos su bohemia profesión.
Lilli Palmer canta Oh,mein papa, entonces la canción de moda.
El circo (1928) es una obra maestra de Charlie Chaplin. Fue un rodaje dificil, se incendiarios los decorados, el divorcio con Lita Grey, la muerte de la madre de Chaplin, problemas con Hacienda pero también uno de sus mayores éxitos comerciales.

(continuará)

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español, Series, Televisión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.