En Blu-Ray por favor 10: The Day the Clown Cried

LA PELÍCULA MALDITA
DE JERRY LEWIS

Jerry Lewis nos ha dejado para siempre pero sus películas son un legado importante.Sus comedias en solitario o con Dean Martin, las que dirigió Frank Tashlin o el propio Lewis están ahí,en formatos domésticos para disfrute de las nuevas generaciones.
Pero algo ocurrió en 1965. Rodó Boeing Boeing, una comedia distinta de lo habitual con un papel más serio y la crítica le puso por las nubes. Lewis quiso dar un giro a su carrera pero la jugada se volvió en su contra.Había perdido de repente su magia e inició una dolorosa cuesta abajo que no tuvo fin.
Quiso rodar un film dramático, el rey de la comedia se la jugó pero el resultado fue catastrófico.
The Day the Clown Cried está conservada en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, la cual ha recibido por donación del mismísimo Jerry Lewis la única copia física de esta película. Probablemente no podrá verse hasta dentro de diez añosdemasiado tiempo para los cinéfilos de más edad.
La película sufrió graves contratiempos y sabotajes durante su producción y nunca ha sido vista por ninguna audiencia abierta. En 1971, Lewis había contactado con el productor húngaro Nathan Wachsberger, quien le había ofrecido el guión de una película sobre un payaso en un campo de concentración nazi. Y se llevó un buen chasco, porque tras incorporarse al rodaje, Lewis constató que allí no había ni equipo, ni dinero. El comediante tuvo que pagar de su bolsillo los derechos del guión a la escritora Joan O’Brien, dado que la opción de Nathan Wachsberger sobre ellos ya había expirado.

Jerry Lewis y Pierre Etaix

En el reparto Jerry Lewis, Harriet Andersson, Peter Ahlm, Lars Amble, Pierre Etaix, Anton Diffring, Nils Eklund, Victor Fratellini, Serge Gainsbourg, Michel Garland. Historia de Helmut Doork, un payaso que acaba en un campo de concentración por hacer una parodia de Hitler y que se encarga de conducir a los niños a la cámara de gas.
Con la película ya rodada, el actor y director se reencontró con un viejo conocido: Nathan Wachsberger, el moroso productor original, reclamaba la propiedad sobre la película, y su productora Europa Films secuestró el negativo. Tras pagar 600.000 dólares de su bolsillo por la cinta o aprovechar un copión guardado en su casa, Lewis anunció que la película tendría su estreno oficial en el Festival de Cannes de 1973. Pero los guionistas originales, Joan O’Brien y Charles Denton, bloquearon el estreno porque, afirmaban, las reescrituras de Lewis alteraban el significado original de su historia.
Este film lo ha visto poca gente y sus comentarios son contradictorios. ¿Una obra maestra o un bodrio? Algún día saldremos de dudas si es que llega.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *