La mujer con las botas rojas (1974)

UN BUÑUEL MENOR

LA MUJER CON LAS BOTAS ROJAS. Título original: La Femme aux bottes rouges. Año: 1974. País: Francia. Dirección: Juan Luis Buñuel. Reparto: Catherine Deneuve (Françoise LeRoi), Fernando Rey (Perrot), Adalberto Maria Merli (Hombre), Jacques Weber (Pintor), José Sacristán (Sirviente), Emma Cohen (Sophie), Pilar Torres (joven Françoise LeRoi). Laura Betti (Leonore), Marcelo Arroita-Jáuregui, Manuel Barrio, José María Caffarel, Carmen Martínez Sierra, Ángel Menéndez, Antonio Orengo. Guion:Juan Luis Buñuel, Jean-Claude Carrière, Pierre-Jean Maintigneux, Clement Biddle Wood. Música: Jean-Louis Ducarme. Fotografía: Leopoldo Villaseñor. Duración: 95 minutos. Coproducción Francia – Italia – España; Producciones Cinematográficas Logar, Office de Radiodiffusion Télévision Française (ORTF), Procinex, Gerico Sound, Rewind Film

El genial Luis Buñuel tuvo un hijo cineasta,  Juan Luis Buñuel Rucar (París, Francia, 9 de noviembre de 1934-Ibíd., 6 de diciembre de 2017), que no tuvo ni de lejos la relevancia de su padre. Le conocí en persona enlosa festivales de Sitges e Imagfic (Madrid), era muy buen tipo y agradable de trato.
Su paso por el cine fue anecdótico y se refugió en la televisión. En el cine tenemos un dicho «el que vale, vale. Y el que no que haga televisión«. Rodó pocas películas y muchos telefilmes, con Claude Chabrol rodó la serie Fantomas (1980) ya olvidada.
Sus películas no obstante son simpáticas y agradables de ver pero lejos del genio de Calanda.

La mujer con las botas rojas tiene la misma pareja que Tristana, rodada cuatro años antes, pero no hay ninguna similitud en la trama. La diferencia de calidad es abismal aún contando con apreciables medios.
No es en absoluto una película nula, sólo que tenía un listón inalcanzable y era imposible igualarlo. La trama es grata, se ve con cierto agrado y la producción es digna, muy digna. Pero las comparaciones son odiosas e inevitables. Juan Luis Buñuel hizo lo que pudo. Catherine Deneuve está sensacional y Fernando Rey muy profesional.
El guión es confuso, incoherente. No tiene ningún sentido. No sabemos por donde tira la trama ni de qué va. Carece de la ironía buñueliana. Cuando se es hijo de un genio se espera más de lo que puedes dar y nunca se llega al nivel esperado. Lástima.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.