La vampira de Barcelona (2020)

VAMPIRA O CHIVO EXPIATORIO

LA VAMPIRA DE BARCELONA. Título original: La vampira de Barcelona. Año: 2020. País: España. Dirección: Lluís Danés. Reparto: Sergi López (Amorós), Pablo Derqui (Fuster), Nora Navas (Enriqueta Martí), Anna Alarcón, Bruna Cusí (Amèlia), Francesc Orella (Salvat), Núria Prims (Madame Leonor), Roger Casamajor (Sebastià Comas), Alejandra Howard (Laura), Francesca Piñón (Sor Engracia), Francesc Colomer (Periodista 1), Iván Morales (Periodista 3), Boris Ruiz (Forense), Vanessa Rovira (Meretriz). Guion: Lluís Arcarazo, María Jaén. Música: Alfred Tapscott. Fotografía: Josep M. Civit. Duración: 106 minutos. Brutal Media, Filmax, TV3

Enriqueta Martí Ripoll (San Feliú de Llobregat, 2 de febrero de 1868 – Barcelona, 12 de mayo de 1913) es una conocida criminal española, proxeneta y asesina de niñas a las que secuestraba. Una vez detenida y encarcelada fue muerta por las propias presas que vengaron así sus crímenes.
Sin embargo,  investigaciones más recientes demuestran que las pruebas que la acusaban no eran concluyentes. En otras palabras, podían ser pruebas falsas o circunstanciales. Tal vez se trata de un chivo expiatorio de la supremacista burguesía catalana.

Este film hace presumir por el título que estamos ante un producto de terror. Lejos de este nos encontramos ante un drama social centrado en la figura legendaria de Enriqueta Martí Ripoll (San Feliú de Llobregat, 2 de febrero de 1868 – Barcelona, 12 de mayo de 1913)..
Según la leyenda, la susodicha Enriqueta Martí fue una especie de Peter Kürten (Mülheim, 26 de mayo de 1883 – Colonia, 2 de julio de 1931), popularizado por Fritz Lang en M, el vampiro de Düsseldorf. Eran asesinos en serie, nada de vampiros, con mentes desquiciadas y enfermas que les obligaban a matar.
Sin embargo Lluis Danés nos ofrece la hipótesis de que la tal vampira fue en realidad un chivo expiatorio de una burguesía podrida y corrupta, además de supremacista, que retozaba con menores de edad en los burdeles y luego asesinaban sin escrúpulos para que no los delataran.
El proyecto es muy arriesgado, no sabemos las bases de tal acusación. Danés rueda con reminiscencias del antiguo expresionismo alemán. La película es misteriosa y enigmática. ¿Tendrá razón? A lo largo de la historia, la clase dominante catalana ha dado pruebas de deshonestidad pero sin pruebas no podemos acusar a nadie.
Es con todo una buena película que hubiera merecido mayor proyección pero la industria catalana del cine está completamente muerta por culpa de la mala gestión de las autoridades incompetentes.

Esta entrada fue publicada en Cine, Cine español. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.