El héroe del río (1927)

EL FIN DE LA LIBERTAD

EL HÉROE DEL RÍO. Título original: Steamboat Bill, Jr. Año: 1928. País: Estados Unidos. Dirección: Buster Keaton, Charles Reisner. Reparto: Buster Keaton (William Canfield Jr.), Tom McGuire (J.J. King), Ernest Torrence (William ‘Steamboat Bill’ Canfield), Tom Lewis (Tom Carter), Marion Byron (Kitty King – La hija de King), Joe Keaton (Barbero), James T. Mack (Ministro). Guion: Carl Harbaugh. Fotografía: Bert Haines, Dev Jennings (B&W). Duración: 71 minutos. Buster Keaton Productions.

 

El héroe del río supuso el fin de la productora independiente del genial Buster Keaton. Aunque nos parezca mentira muchas películas de su gran época no funcionaron en taquilla y los productores están para ganar dinero ante todo. Su contrato fue comprado por la Metro Goldwyn Mayer que intentaron reciclar al gran cómico de la cara de palo con comedias más baratas y menos ingeniosas.
Al principio sus dos últimas cintas mudas como El cameraman y El comparsa, así como la sonora Reclutas, funcionaron bien. Tenían calidad suficiente para estar a la altura del gran Keaton, pero el jefe de producción Lawrence Weingarten (30 de diciembre, 1897 –5 de febrero, 1975) lo arruinó todo.
Free and Easy y su versión española Estrellados fue la película más exitosa de 1930 pero una decepción para los amantes del cine de Keaton. Los siguientes títulos decepcionaron más y Keaton nunca más fue el mismo.

El héroe del río tiene un aroma triste, de despedida. Era la última película de Keaton como cineasta independiente. El maquinista de la General no tuvo éxito comercial y la empresa que funcionaba gracias al entusiasmo del gran cómico se ahogaba en números rojos.
En el fondo todas las empresas funcionan si los números son claros. Pero no fue así y no quedó otra salida que la venta.
Nos encontramos aquí varias constantes del cine de Keaton. El hombre pequeño y débil, pero ingenioso, se enfrenta a una gran maquinaria que trata de ningunearle. Pero su constancia y su tozudez le harán triunfar y conquistar a la mujer que ama.
En medio una gran catástrofe. Un vendaval que se lleva todo por delante, pero nuestro pequeño héroe sortea todas las dificultades. La escena del vendaval es antológica. Abandonado en un hospital trata de salir a flote, incluso se le cae una fachada encima pero el agujero de la ventana coincide con su cuerpo.
Todo es poesía, un gran esfuerzo que tampoco triunfó y Keaton se hundió irremisiblemente. Fue el fin de su libertad y una gran pérdida para los cinéfilos que le amamos.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.