Los tres caballeros

HOMENAJE
A LA AMÉRICA LATINA

LOS TRES CABALLEROS. Título original: The Three Caballeros. Año: 1944. País: Estados Unidos. Dirección: Norman Ferguson. Reparto: Aurora Miranda (Chica brasileña), Carmen Molina (Chica mexicana), Dora Luz (Chica mexicana), Sterling Holloway (Prof. Holloway, voz), Clarence Nash (Pato Donald, voz inglesa y española), Joaquin Garay (Panchito, voz inglesa y española), José Oliveira (José Carioca, voz en inglés), Aloysio Oliviera (José Carioca, voz en español), Frank Graham (Narrador en inglés), Fred Shields (Narrador en inglés), José «Che» Reyes (Narrador en español), Felipe Turich (Narrador en español), Nestor Amaral, Trío Calaveras (ellos mismos), Trío Ascensio del Rio (ellos mismos), Padua Hills Players (ellos mismos). Guion: James Bodrero, Homer Brightman, Del Connell, William Cottrell. Versión española: Edmundo Santos. Música: Edward Plumb, Paul J. Smith, Charles Wolcott. Animación, Ray Rennahan. Duración: 69 minutos. Walt Disney Productions.

Cuando he elegido este título en el Canal Disney + me ha salido un extraño letrero en donde se nos advierte de que este film es de otra época, que lamentan su contenido ofensivo y dañino quedándome literalmente de piedra. ¿Qué contenido dañino? Los tres caballeros es un film lleno de buena voluntad.  Ni un sólo fotograma está rodado para molestar a nadie. Walt Disney en su día era un caballero que jamás filmaba bajezas de ningún tipo y todo lo hizo con buena intención.
En fin, vivimos tiempos de fiebres inquisitoriales desenfrenadas en donde una gente se ofende por nimiedades. Los tres caballeros, al igual que su film precedente Saludos amigos (1942) son filmes limpios en donde los Estados Unidos pretenden rendir homenaje a los pueblos del Sur. Nunca fueron buenos vecinos ni entonces ni ahora pero eso es harina de otro costal. No todos los estadounidenses son como el general Custer.

Los tres caballeros cuentan varias historias cortas con temas latinos como el pingüino que quiere viajar al Trópico y varios números musicales de temas brasileños y mexicanos, como esa fiesta con vestidos típicos mexicanos bailando un famoso «jarabe» lleno de alegría y bondad.
Asimismo una divertida incursión en Acapulco con bellas bañistas con bañadores de la época que hacen enloquecer a un pato Donald algo salido.
Además conocemos al gallito Panchito, mexicano, y nos reencontramos con José Carioca, un loro brasileño conocido en Saludos amigos.
Una explosión de color y fiesta con bellas imágenes de animación o imagen real. En su día esta película arrasó por lo que se repuso en varias ocasiones siempre gozando del éxito popular.
Aún hoy es un espectáculo sano y divertido, repleto de bondad y camadería. Todo es positivo en sus imágenes que actualmente se agradecen por su falta de maldad. Un eficaz título familiar apto para todos los públicos.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.