La venganza de Don Mendo (1961)

DELICIOSO ASTRACÁN

LA VENGANZA DE DON MENDO. Título original: La venganza de Don Mendo. Año: 1961. País: España. Dirección: Fernando Fernán Gómez. Reparto: Fernando Fernán Gómez (Don Mendo Salazar – Marqués de Cabra), Paloma Valdés (Magdalena), Juanjo Menéndez (Don Pero Collado, Duque de Toro), Antonio Garisa (El Rey, Alfonso VII), Joaquín Roa (Don Nuño Manso de Jarama), Lina Canalejas (La Reina, Berenguela), María Luisa Ponte (Doña Ramírez), José Vivó (Marqués de la Moncada), Paula Martel (Azofaifa), Naima Lamcharki (Rezaida), Lola Cardona (Marquesa de Tarrasa), Francisco Camoiras (Clodulfo), Antonio Queipo (Abad), Xan das Bolas (Alí), Julio Goróstegui, Rafael Samaniego, Pilar Gómez Ferrer (Duquesa), Fernando Sánchez Polack (Barón de Vedia), José Antonio Izaguirre (Froilán), Agustín Zaragoza (Manfredo), Manuel Aguilera (Don Suero). Guion: Fernando Fernán Gómez. Obra: Pedro Muñoz Seca. Música: Rafael de Andrés. Fotografía: José Fernández Aguayo. Duración: 83 minutos. Cooperativa Acta.

Pedro Muñoz Seca (El Puerto de Santa María, 20 de febrero de 1879-Paracuellos de Jarama, 28 de noviembre de 1936) fue un escritor vilmente asesinado por los republicanos cuatro meses después del Golpe de Estado que provocó la Guerra Civil española.
Su teatro era tremendamente cómico con situaciones disparatadas, absurdas en donde de todo se hacía befa. De ideas conservadoras, éstas le llevaron al paredón de Paracuellos en una matanza de la que poco se habla.
La Guerra Civil fue nefasta para todos por la intolerancia de ambos bandos poco respetuosos con ideas ajenas.
Sin embargo, la obra de Muñoz Seca ha sobrevivido a la mezquindad de sus asesinos y todavía hace reír al público actual. La venganza de Don Mendo es todo un clásico imperecedero.

La venganza de Don Mendo, película de Fernando Fernán Gómez, destaca por su singularidad. Un filme rodado como si fuera una obra de teatro. Ya se había hecho antes, recordemos The Villain Still Pursued Her (1940) con Buster Keaton, pero en esta ocasión con un personalidad especial.
En ningún momento caen en lo chabacano y vulgar, mal endeble de cierto cine español que sonroja no más verlo, sino que se recurren a las frases de doble sentido,  juegos de palabras, ironías parodias de su tiempo.
Actualmente es considerada una cinta clásica con decorados de papel para provocar hilaridad. Fernán Gómez lo quiso hacer todo con decorados de papel pero los productores no le dejaron. Unas batallas rodadas en exteriores rompen el ritmo habitual de tan singular obra interpretada por grandes histriones como Juanjo Menéndez, Antonio Garisa,  Paula Martel y sobretodo el propio Fernán Gómez que nos ofrece un auténtico recital actoral.
Hay gags inolvidables como los que implican al apuntador de la obra, una figura antaño habitual en el teatro. Los versos son sublimes, de esos que calan hondo y que se repiten hasta la saciedad.
Pedro Muñoz Seca la clavó aquí, realizó una obra redonda y no menos redonda es la adaptación cinematográfica. En definitiva todo un peliculón.

Pedro Muñoz Seca y la portada de su inmortal obra.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.