Ladrón de bicicletas (1948)

NEORREALISMO ITALIANO

LADRÓN DE BICICLETAS. Título original: Ladri di biciclette. Año: 1948. País: Italia. Dirección: Vittorio De Sica. Reparto: Lamberto Maggiorani (Antonio Ricci), Enzo Staiola (Bruno Ricci, hijo de Antonio), Lianella Carell (Maria Ricci, esposa de Antonio), Gino Saltamerenda (Baiocco, amigo de Antonio), Vittorio Antonucci (Alfredo Catelli, el ladrón), Giulio Chiari (Mendigo), Elena Altieri (La señora de caridad), Carlo Jachino (Mendigo), Michele Sakara (El Secretario de la Organización de la Caridad). Guion: Cesare Zavattini, Vittorio De Sica, Gherardo Gherardi, Suso Cecchi D’Amico, Oreste Biancoli, Adolfo Franci, Gerardo Guerrieri (Novela: Luigi Bartolini). Música: Alessandro Cicognini. Fotografía: Carlo Montuori (B&W). Produzioni De Sica (PDS). Duración: 93 minutos.

Acabada la Segunda Guerra Mundial, los países que participaron en ella acabaron en la ruina económica y moral. Sin grandes lujos, la cinematografía italiana al no poder hacer frente a los enormes gastos de producción de un rodaje sacó las cámaras a la calle e intentó dar un nuevo punto de vista a las películas de la época. Ese estilo se llamó neorrealismo.
Su objetivo fue mostrar condiciones sociales más auténticas y humanas, alejándose del estilo histórico y musical de la Italia fascista (1922-1945). Ese término fue obra del crítico Umberto Barbaro y se considera a Roma ciudad abierta, de Roberto Rossellini,la primera película de este nuevo género.
Vittorio Domenico Stanislao Gaetano Sorano De Sica (Sora, 7 de julio de 1901-Neuilly-sur-Seine, Francia, 13 de noviembre de 1974) fue un actor y director de cine italiano ganador de cuatro Premios Óscar. Se le conoció como Vittorio De Sica, actor muy popular en su tiempo. En 1946 rodó El limpiabotas  con actores no profesionales y en 1948 la que nos ocupa, Ladrón de bicicletas, una de las películas favoritas de los cine clubs y de los críticos de la época y considerada una de las mejores películas de todos los tiempos.

Vista en la actualidad, una época de crisis económica, la película no puede ser más oportunda. Nos encontramos con un  país destrozado por la guerra, la gente sobrevive como puede. Entonces no había emigrantes porque la miseria era nacional.
De Sica hace un retrato certero de una época. Pese a la irrupción de la censura que eliminó varias escenas y añadió un esperanzador comentario al final para dulcificar el agrio argumento de la película.
Un obrero en paro encuentra trabajo de fijador de carteles pero para ejercerlo necesita una bicicleta para  desplazarse por Roma. Sin la bicicleta pierde el empleo y su único medio de ganarse la vida.
El retrato de la época,  en agreste blanco y negro, es  muy duro. El obrero trata de recuperar su bicicleta y es objeto de desidia por parte de la policía y de burla por los cómplices  del ladrón.
A pesar de los  setenta años de la fecha de rodaje, su contenido sigue siendo actual. Continúa el paro y la miseria en nuestra sociedad.
Cuando yo era niño detestaba esta clase  de películas porque me hacían sufrir mucho y en la actualidad reconozco sus méritos y sus valores. Todavía me deprimen pero  actualmente soy más comprensivo con sus argumentos.
Parece que la miseria, la precariedad económica, es muy dificil de erradicar. En aquella época como consecuencia de la guerra, actualmente por la corrupción económica y política que ha hundido multitud de familias en la más radical pobreza.
De Sica sabe llegar al alma del espectador porque en realidad le está contando su historia. Le está mostrando un espejo en el cual nos vemos a nosotros mismos y su imagen nos desagrada profundamente.
Ladrón de bicicletas es un cine necesario para despertar conciencias adormiladas por el sopor de la sociedad de consumo. La comodidad nos ha cegado y no nos deja ver la realidad del mundo que vivimos.
Una gran película que se merece su revisión.

Esta entrada fue publicada en Cine, Libros. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.