Las amazonas del siglo XX (1)

MUJERES EN PIE DE GUERRA

El siglo XX se inicia con una Revolución en México, una revolución que el cine ha abordado continuamente aunque siempre de forma confusa y violenta. En Yo soy la revolución (1966)  de Damiano Damiani nuestra Martine Beswick interpreta a la aguerrida revolucionaria Adelita. Una mujer terrible, una máquina letal pero en el fondo humana.
Las adelitas era el apodo de esas mujeres que se alzaron en armas contra sus tiranos y codo con codo con los hombres se enfrentaron a las tropas gubernamentales.
Maria Félix fue la actriz preferida de su época, amada y odiada a partes iguales. En 1971 rodó La Generala, su último trabajo, pero antes fue La Valentina (1966) y La cucaracha (1959). Nadie encarnó mejor el papel de la mujer fuerte que se rebela contra la autoridad patriarcal y su filmografía es extensa e importante. Tiempo habrá de estudiar a las adelitas y soldaderas mexicanas porque se lo merecen.

Un detalle que nos sorprende en Octubre (1928) de  Serguéi Eisenstein es que el Palacio de Invierno que los revolucionarios asaltan para cambiar el curso de la historia estaba defendido por un ejército de mujeres. El famoso Batallón de la Muerte creado por María Bochkariova (1889-1920). Intervinieron en la Primera Guerra Mundial y en Batallón (2015) de Dmitriy Meskhiev se cuenta su historia.

En Los amaneceres son aquí más apacibles (1972) de Stanislav Rostotsky encontramos un grupo de heroínas soviéticas en la República de Carelia, al norte de Rusia. La película es tan agradable como trágica. Todo un clásico del cine soviético y que incluso nos sorprende con una escena en una sauna con desnudos integrales.
Como es un clásico del cine bélico, un film que incluso podríamos clasificar de simpático y atractivo, vivió las delicias de un remake de 2015, A zori zdes tikhie, con unas actrices muy atractivas. Son otros tiempos.
No podemos olvidar  tampoco a las aviadoras que lanzaban bombas a los nazis que invadieron su país. Las brujas de la noche en el cielo (1981) de la directora Yevgeniya Zhigulenko que en su juventud pilotó uno de estos aviones que tanto terrorizaron a los alemanes.

Y de la Unión Soviética pasamos a la República Popular China con unas émulas de Mulan. El destacamento rojo de mujeres (1960) de Jin Xie.  En la década de 1930, Wu Qionghua era una criada de Nan Batian, cruel señor de la guerra en la isla de Hainan. Sometida a los frecuentes abusos de su amo, Qionghua fue rescatada finalmente por Hong Changqing, jefe del Destacamento Rojo de Mujeres, uniéndose al grupo de soldados.

El argumento se convirtió en una Opera China y en un ballet llevado al cine en 1971 con el mismo título.

Muchas de las películas aquí citadas vistas actualmente resultan hasta ingenuas. Pero en su tiempo se demonizó el sistema político del que se dio una imagen muy exagerada. Actualmente han perdido su carácter revolucionario y se pueden ver con otros ojos. Películas de chicas normales que tienen pocas diferencias con las que conocemos habitualmente.

No podíamos olvidar a nuestras Libertarias (1996) de Vicente Aranda de rodaje polémico. Pero vistas actualmente estas aventuras de unas chicas milicianas que fueron al frente empuñando un fusil resultan enternecedoras y blandas. Fue más ruido que nueces. Tierra y libertad (1995) de Ken Loach fue más dura y no levantó tantas ampollas.
Y finalmente reseñamos a Olga Kurylenko en Encontrarás dragones (2011) basada en la creación del Opus Dei. La versátil  actriz había rodado un año antes Centurión en el papel de una terrible amazona pinta de Britania y que aquí fue una miliciana de las Brigadas Internacionales.
El siglo XX supone la incorporación de la mujer en la vida militar empuñando un arma al igual que las míticas amazonas de la mitología clásica.

 

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.