Las otras amazonas de Temiscira

AMAZONAS LEGENDARIAS

En 1945 se estrenó Tarzán y las intrépidas amazonas, protagonizada por el legendario Johnny Weissmuller con una tribu de amazonas blancas que vivían en una fantástica ciudad, Palmira, sita en el corazón de una espesa selva del África Negra. Un film de aventuras menor pero simpático.
Hasta entonces las amazonas eran raras de ver en la gran pantalla. En un corto de Harold Lloyd, El capitán pirata (1919) tenemos una onírica referencia. Harold se duermen y sueña que es capturado por unas extrañas mujeres piratas.
Ni unas ni otras pertenecen a las amazonas de leyenda que vivían en la ciudad de Temiscira (La Capadocia, actual Turquía asiática) que vivieron sus aventuras con Hércules, Teseo o Aquiles.
Sus apariciones cinematográficas suelen ser raras, ya citadas en este Diario de Cine. Hay otras variacioones del mito pero ya irán apareciendo en próximos escritos del presente blog.

En 1958 las vimos aparecer en Hércules de Pietro Francisci, la película que puso de moda el peplum y las aventuras de esforzados forzudos. No eran fieles a las amazonas de la mitología griega pero cayeron bien. En Goliat contra los gigantes (1961) reaparecieron en una versión similar.
En el telefilme Hércules de 2005, rodado en Nueva Zelanda, dentro de una moda espantosa con un vestuario inadecuado aparecen unas amazonas a las que el héroe griego debe robarles el cinturón. Una vez al año se convierten en yeguas asesinas de hombres. Un desastre que sigue la senda de Hércules y las amazonas (1994), perteneciente a la serie de TV con Kevin Sorbo. Más aceptable fue su encuentro con Xena, un spin off más afortunado.

Vittorio Sala se acercó al mito más tradicional en la paródica Mujeres Violentas con Gianna Maria Canale, gran musa del género, y Daniela Roca. Entre los galanes, el forzudo Ed Fury y el famoso Rod Taylor. Su argumento parecía una copia de El marido de la amazona pero actualmente se ve como una extravagancia curiosa.

Alfonso Brescia añadió algunos títulos más: Las amazonas mujeres de amor y guerra (1973) y la horrenda Las ‘Amazonas’ contra los ‘Superman’ (1974). Dos cintas rodadas de cualquier manera pero que nos acercan al mito que nos ocupa.

En fin películas que sólo pretenden mostrar carne para un público machista. Nada más. Pero el tema ha dado origen a otras variaciones como las amazonas de la jungla, las gladiadoras y las amazonas de ciencia ficción pero esas son otra historia.


LAS AMAZONAS:
MUJERES DE AMOR Y DE GUERRA

Amazonas: mujeres de amor y de guerra (1973) es todo un festival de rarezas dentro del género peplum que entonces ya no estaba de boga. Está basado en un guión de, nada más y nada menos, Fernando Vizcaino Casas una de las plumas más comerciales del panorama literario español sino la que más.
Uno se explica que diablos hace en este embolado, pero en fin. Ahí está. Se trata pues de un peplum tardío porque en aquel tiempo ya no estaba de moda realizarlos y hasta resulta extraño que hayan iniciado semejante empresa.
Las amazonas, las mujeres guerreras, tienen muchas películas en su filmografía pero les falta una que les haga justicia y que esté a la altura de su mitología. En aquellos años, podría ser que era una excusa para ver chicas en minitúnica, porque en los peplums de la época era habitual sacar a los actores y a las actrices exhibiendo sus piernas. Por razones que no me explico, en los títulos que se han rodado en las dos últimas décadas, sin embargo aparecen mucho más recatados y con túnicas mucho más largas, a la altura de las rodillas o incluso llevan pantalones anacrónicos.
Es decir que las películas de romanos y griegos ya no se dedican a enseñar carne como en otros tiempos y eso es una pena porque le quitan al género parte de su identidad.
Pero en los setenta, los pocos que se rodaron, enseñaban más carne de lo habitual y las mujeres ya exhibían otras partes de su anatomía hasta entonces prohibidas.
En las películas que nos ocupan, que tuvo otra adaptación del mismo director, Alfonso Brescia, especialista en cine de género a la italiana, Las amazonas contra los supermen (1975) que era mucho más estrambótica que ésta, abundan escenas en que los héroes de turno aporrean a muchas amazonas a la vez. Resulta curioso estas secuencias porque en el decálogo de los machistas pegar a una mujer es propio de afeminados y cobardes, y en el cine actual es típico ver unas hembras como Angelina Jolie que es capaz de pelearse a puñetazo limpio con varios hombres y tumbarlos. Mostrar lo contrario, un hombre que noquea a varias mujeres en una pelea, no es políticamente correcto.
Por lo que respecta a esta película, con los clichés del subgénero de amazonas, en que se nos muestra un matriarcado que es una dictadura atroz con unas chicas de muy buen ver en minitúnica repartiendo mandobles a diestro y siniestro, asesinando hombres (y mujeres) y siendo después apaleadas por los gallitos de turno. Sí el film que nos ocupa tiene algún interés, aunque relativo porque es un subgénero muy de serie aunque realizado con corrección, la que le sucedió no tiene por donde cogerla.
Se puede ver si se está de buen humor e incluso resulta divertida, pero las amazonas merecen una película mejor que esta. La historia de Pentesilea. en la guerra de Troya es argumento para un peliculón, Antiope y Teseo o Hipólita son dignas de un buen argumento. Pero ese no es el caso sino una sucesión de tópicos para públicos domingueros.

AMAZONAS, MUJERES DE AMOR Y DE GUERRA. Titulo Original: Le Amazzoni: Donne d´Amore e di Guerra (Battle of the Amazons). Año:1973. Pais: España / Italia. Director: Alfonso Brescia Guión: Mario Amendola,Bruno Corbucci y Fernando Vizcaíno Casas. Reparto: Lincoln Tate, Lucretia Love, Mirta Miller, Paola Tedesco, Frank Braña. Productor: Riccardo Billi. Fotografía: Fausto Rossi. Música: Franco Micalizzi Duración: 100 Minutos. Género: Fantasia.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *