Las amazonas más famosas del cine (3)

AMAZONAS DE AYER Y DE HOY

El enorme éxito del estreno de La guerra de las galaxias provocó el rodaje de los inevitables filmes de imitación y así se rodó esta Star Crash, choque de galaxias (1978) de un tal Lewis Coates (Luigi Cozzi) con Christopher Plummer y la sinpar Caroline Munro como la bella heroína Stella Star.
La película no es gran cosa aunque tenga muchos admiradores. Aparecen amazonas de nuevo, pero son futuristas y Caroline Munro luce hermosa. Lástima de que el producto sea torpe y absurdo,como la mayoría de las películas de estos géneros.
Y le llega el turno a Sumuru, la Reina del Mal, reina de una isla poblada por malvadas mujeres. Sumuru es una supervillana femenina creada por Sax Rohmer, autor de la serie de novelas sobre Fu-Manchú. Ella dirige una organización secreta conocida como la Orden de Nuestra Señora.
Shirley Eaton la encarnó en dos ocasiones,  El millón de ojos de Sumuru (1967) de Lindsay Shonteff y en La ciudad sin hombres (1969) de Jesús Franco. La sipnosis de la primera es todo un poema:»Dos espías norteamericanos hacen equipo con la inteligencia británica para detener a la hermosa pero mortal Sumuru, una mujer con los ojos puestos sobre las decisiones del mundo. Después de haber reunido un enorme ejército de hermosas mujeres, ella y sus secuaces utilizan sus artimañas y atributos naturales para esclavizar a los hombres más importantes del mundo.».
Sumuru (2003) de Darrell James Roodt fue producida por Sudáfrica con Alexandra Kamp-Groeneveld en el papel principal. Una colonia de la Tierra en un futuro lejano, donde manda la mujer y el hombre se utiliza para propagar la raza y el trabajo en las minas. Una película que sólo recibe jarabe de palo por las pocas personas que la han visto.


En 1983 se estrenó Octopussy de John Glen, nueva aventura de James Bond (Roger Moore) con Maud Adams como la jefa de una isla poblada exclusivamente por mujeres. Una entretenida y divertida cinta del agente 007 con su sentido del humor y sus escenas de acción que cautivaron a medio mundo. Kristina Wayborn fue mi chica Bond preferida en este título aunque parece que la saga de Ian Fleming es bastante gafe para estas actrices.

Ambientada en los años 30. Gwendoline (Tawny Kitaen) con la ayuda de su leal criada francesa (Zabou Breitman), una joven trata de encontrar una mariposa legendaria que su padre había buscado inútilmente. Con este fin, contrata a Willard (Brent Huff), un cínico aventurero en un decadente puerto asiático. Juntos atraviesan selvas y desiertos, teniendo que enfrentarse con piratas de río, caníbales y otros peligros.
Este es el argumento de Gwendoline (1984) de Just Jaeckin basado en un comic de John Willie. Naturalmente aparecerán amazonas en plan sadomasoquista en la ciudad de Yik-Yak, una sociedad principalmente femenina. Bernadette Lafont es la reina.
El problema de Just Jaeckin es su obsolescencia. En su día considerado en un realizador moderno, actualmente se ve algo desfasado. El tiempo le ha hecho un flaco favor.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.