Mulán (2020)

EN LA CHINA MEDIEVAL

MULÁN. Título Original: Mulan. Año: 2020. País: Estados Unidos. Dirección: Niki Caro. Reparto: Liu Yifei (Mulan), Donnie Yen (Comandante Tung), Gong Li (Xianniang), Jet Li (Emperador), Jason Scott Lee (Böri Khan), Yoson An (Honghui), Tzi Ma (Zhou), Rosalind Chao (Li), Pei-Pei Cheng (Casementera), Xana Tang (Xiu), Ron Yuan (Sargento Qiang), Jun Yu (Cricket), Chen Tang (Yao), Doua Moua (Po), Jimmy Wong (Ling), Crystal Rao (joven Mulán), Nelson Lee (Canciller). Guion: Rick Jaffa, Amanda Silver, Lauren Hynek, Elizabeth Martin. Argumento: La balada de Hua Mulan (anónimo). Música: Harry Gregson-Williams. Fotografía:  Mandy Walker. Duración: 115 minutos. Walt Disney Pictures, Jason T. Reed Productions, Good Fear Content. Distribuidora: Walt Disney Pictures.

Ya nos hemos referido a Hua Mulán en otras partes de Diario de Cine. La ópera basada en su aventura, Lady General Hua Mulan (1964), Hua Mulán (2009) con Zhao Wei, la mejor versión hasta la fecha, la famosa versión Disney, Mulán (1998), que es todo un referente.
Hay muchas más pero las mencionadas son las más representativas. El gran público sólo conoce las versiones Disney ignorando que se trata de una obra, La balada de Fa Mulan,  que se compuso en el siglo VI, durante la mayor parte del cual gobernó China la dinastía Tang. El período en el que transcurre la historia es incierto. Los primeros testimonios de la leyenda afirman que vivió durante la dinastía Wei del Norte (386-534).
A finales de la dinastía Ming (1368–1644) el dramaturgo Xu Wei (muerto en 1593) publicó una novela basada en la balada tradicional: La heroína Mulan va a la guerra en lugar de su padre (1593). Sobre la balada se compuso una ópera. Para el público chino es una leyenda importante y no es un cuento Disney, adaptado para públicos occidentales.

Recientemente la productora de Walt Disney, compuesta por funcionarios ya que el legendario productor falleció en 1966, se dedica a rodar versiones en imagen real de sus clásicos animados con resultados decepcionantes. Esas nuevas versiones carecen de la magia original que las hizo triunfar. Por lo que respecta a Mulán (2020) se olvida que la leyenda no es un cuento Disney creado para satisfacer a un público occidental y que en la misma no aparece ningún dragón cómico como Mushu que a mucha gente hace gracia y a otros no tanta.
La campaña bélica en la que participó la chica guerrera duró diecisiete años y no sólo unos días como en las películas americanas. La versión chica de 2009 es muy superior en todos los aspectos y merecería una oportunidad de ser doblada al español de España (en latino sí lo está) y distribuirla en formato doméstico.

A esta versión se le ha reprochado su falta de realismo, si tuviésemos que rechazar todas las películas escasamente realistas de la historia del cine muy pocas se salvarían porque la falta de verosimilitud es marca oficial del llamado Séptimo Arte en donde impera la fantasía.
La nueva Mulán es divertida aunque sea diferente de la versión a la que no tiene porqué parecerse. Es una película distinta que ha sido mirada con demasiados prejuicios. Los discursos políticos son muy obsoletos y dentro de un corto tiempo habrán sido olvidados. Queda el resultado final que se verá con otros ojos.
No estamos ante ninguna obra maestras pero tampoco del bodrio que se nos ha hecho ver los odiadores de turno. Le faltan personajes más trabajados y le sobra superficialidad en el guión, Pero es una cinta que no aburre y no molesta a nadie. Su narración es ágil y amena.
Liu Yifei promete y Gong Li demuestra su clase con un personaje parecido al de El Rey Mono 2 (2016), inédita en España en donde vemos poco cine asiático.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.