Se lo llevaron: recuerdos de una niña de Camboya

DRAMA DE ANGELINA JOLIE

Angelina Jolie y Loung Ung

SE LO LLEVARON: RECUERDOS DE UNA NIÑA DE CAMBOYA.T.O.: First They Killed My Father. País: Estados Unidos. Año: 2017. Directora: Angelina Jolie. Reparto: Sareum Srey Moch, Phoeung Kompheak, Sveng Socheata, Tharoth Sam. Guión: Loung Ung, Angelina Jolie (Libro: Loung Ung). Música: Marco Beltrami. Fotografía: Anthony Dod Mantle. Netflix / Bophana Production. Duración: 136 minutos. Drama. Biográfico. Años 70. Basado en hechos reales.
Adaptación de las memorias de Loung Ung, activista por los Derechos Humanos nacida en Camboya, de donde huyó en 1975, tras la Guerra Civil que llevó al poder a los Jemeres Rojos comunistas. La historia se relata a través de los propios ojos de Ung durante el mortal régimen de Pol Pot, desde que tenía 5 años cuando los Jemeres Rojos tomaron el poder, hasta los 9 años.
Jemeres Rojos es el nombre con el que fue conocida la organización guerrillera camboyana que, tras la Guerra de Vietnam, la salida de los Estados Unidos y el derrocamiento del general Lon Nol (que regía una dictadura militar desde 1970), tomó el poder el 17 de abril de 1975 (la «Caída de Phnom Penh»). Durante los cuatro años que duró su régimen, desde abril de 1975 a enero de 1979, sus acciones y maneras de imponer su política condujeron a lo que se conoce como el «genocidio camboyano», actos que en la actualidad están siendo juzgados por un tribunal internacional en Phnom Penh por crímenes contra la humanidad.
Bajo la dirección de Pol Pot, el régimen se propuso la creación de un modelo socialista agrario basado en los ideales del maoísmo y el estalinismo. Su política se caracterizó por la ruralización forzada de los habitantes de los núcleos urbanos, torturas, ejecuciones masivas, trabajos forzados generalizados y malnutrición, costando la vida de aproximadamente un cuarto de la población del país. En cifras concretas, entre millón y medio y tres millones de camboyanos fallecieron.1​ El genocidio finalizó con la invasión vietnamita. Se han descubierto más de 20 000 fosas comunes, llamadas Campos de la Muerte.​ Los principales descubrimientos de estas fosas se dieron entre 1995 y 1996.

El punto de partida de Angelica Jolie, como directora, es extremadamente audaz. Ya en su opera prima En tierra de sangre y miel (2011), sobre la guerra de los Balcanes, ya demostró bravura y compromiso. Se lo llevaron: recuerdos de una niña de Camboya es otro hueso duro de roer.
Un film algo largo, quizá excesivo,muy agobiante pero también extremadamente duro sin hacer concesiones al comercialismo hollywoodense.
Una familia camboyana normal espera en Phnom Penh la llegada de los jémeres rojos, acogidos con júbilo por los ciudadanos que no esperaban su extraño comportamiento. Los guerrilleros comenzaron con amenazas a quienes los vitoreaban y les obligaron a abandonar sus casas a punta de pistola.
Los camboyanos fueron obligados a viajar a campos de trabajos forzados en donde se les intentó reeducar, es decir adoctrinar en el maoísmo más radical. Empieza entonces una dantesca historia vista a través de los estupefactos de una niña.
Se trata de una película dura, para reflexionar. Corría el año 1975. La prensa española apenas se hizo eco, no mereció ninguna portada semejante tragedia que, por cierto,no me sorprendió. La izquierda española justificó esa barbaridad “es lógico“, “es normal“. Nadie se quejó, nadie protestó como ocurrió con la Guerra del Vietnam (1955 – 1975). Nadie denunció el fascismo de los Jemeres Rojos.

Cuatro años duró ese infierno hasta que el Vietnam (también comunista,pero no tan inhumano) invadió Camboya para liberar a la población y, oh prodigio, los Jemeres fueron apoyados por los mismísimos Estados Unidos ¿alguien entiende algo?
Recuerdo aquella guerra, cuando los soldados camboyanos fueron liberados por los vietnamitas acabada la guerra, hombres y mujeres, se desnudaban completamente para volver puros a su país.
En porcentaje de población Camboya o Campuchea es el país con un mayor porcentaje de desaparecidos y fosas comunes, superando a España. Mucha mala conciencia hay en esta película de Angelina Jolie. Pero debería haberlo también en Occidente y este país en el cual vivimos.
Extraordinaria película con la Angelina Jolie más inquieta. Denuncia del fanatismo ciego e irracional, del desviacionismo de unas doctrinas políticas creadas para mejorar la vida de la gente humilde y que es corrompida por la sinrazón y la locura.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *