The Congress Dances (1931)

EL CONGRESO EN INGLÉS

EL CONGRESO SE DIVIERTE. Título original: The Congress Dances. Año: 1931.País: Alemania. Director: Erik Charell. Reparto: Lilian Harvey (Christel Weinzinger, vendedora de guantes), Conrad Veidt (Principe Metternich), Henri Garat (Zar Alexander I / Uralsky), Lil Dagover (Condesa), Gibb McLaughlin (Bibikoff), Reginald Purdell (Pepi), Philipp Manning (Rey de Sajonia), Humberston Wright (Duque de Wellington), Helen Haye (Princesa), Spencer Trevor (Ministro de Finanzas), Tarquini d’Or (Cantante).Guión: Norbert Falk & Robert Liebmann. Música: Werner Heymann. Fotografía: Carl Hoffmann. Universum Film (UFA). Duración: 92 minutos. Comedia, siglo XIX

El Congreso se divierte con  la legendaria Lilian Harvey, actriz nacida en Inglaterra pero educada en Suiza y Alemania, tuvo la mala suerte de que sus enemigos y del resto del mundo, Adolf Hitler y el Partido Nazi, tomaran el poder en Alemania y aunque en un principio la convivencia fue pacífica acabó siendo perseguida por el régimen más odiado de la Historia.
En los enlaces se habla más en detalle de esta película que tuvo tres versiones, la alemana, la francesa y la inglesa, las tres protagonizadas por nuestra maravillosa actriz. En si día fue considerada la chica más guapa del mundo. Algo exagerada afirmación pero para nosotros no anda muy desacertada.
En esta reseña de vuestro Diario de Cine comentamos la versión inglesa porque la alemana ya fue tratada en su día.
En la misma cinta nos encontramos a Conrad Veidt (nacido Hans Walter Konrad Veidt; Berlín, 22 de enero de 1893-Hollywood, 3 de abril de 1943) en un rol simpático. Es el intérprete del nazi malo en Casablanca, el villano de El ladrón de Bagdad, El gabinete del doctor Caligari y muchas maravillas más. Un actor poco valorado y que se merecería una reivindicación.

En copias en DVD o Blu-ray muy deficientes esta película, y sus réplicas  correspondientes, merecen a gritos una perfecta remasterización y una edición digna para rescatarla del olvido. Se trata de una de las mejores comedias jamás filmadas, cinta que posteriormente irritó al Partido Nazi que la prohibió y la ayuda de Lilian Harvey a sus amigos judíos a los que ayudó a huir al extranjero provocó que le negaran la nacionalidad alemana y le confiscaran todos sus bienes. Tras una desafortunada experiencia en Hollywood, parecida a las películas Metro de Buster Keaton, se refugió en Francia de donde huyó cuando fue invadida por los nazis.
Hollywood le ofreció un suculento contrato pero lo rechazó para trabajar de enfermera voluntaria durante la Segunda Guerra Mundial. Conrad Veidt también se vio obligado a huir para trabajar de villano en Londres y Hollywood como la famosa Casablanca ya mencionada.
The Congress Dances.es una versión melancólica del cuento de la Cenicienta con un final agridulce. Tiene escenas maravillosas, su paseo en carruaje con largos planos en donde saluda a toda la gente que se cruza con ella. El paseo con farolas de papel a ritmo de la Marcha militar de Franz Schubert.
Grandes dosis de humor, el besuqueo al zar de las mujeres austriacas mostrando una Viena distendida con altos dignatarios que no están para la labor y que utilizan a dobles para actos oficiales.
Una corte decadente de auténticas momias que se duermen en la Opera con la maravillosa pieza Danzas Polovtsianas de El Príncipe Igor de Aleksandr Borodin, gente que no tiene ninguna sensibilidad, que juega con las vidas de sus súbditos.
Lilian Harvey muestra su bondad y su ingenuidad viviendo un sueño con amargo despertar. Esperemos que pronto dispongamos de una verdadera remasterización para que los nuevos públicos descubran esta maravillosa cinta.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.