Aviso de tormenta (1951)

EL FAMOSO KU KLUX KLAN

AVISO DE TORMENTA. Título original: Storm Warning. Año: 1951. País: Estados Unidos. Dirección: Stuart Heisler. Reparto: Ginger Rogers (Marsha Mitchell), Ronald Reagan (Burt Rainey), Doris Day (Lucy Rice), Steve Cochran (Hank Rice), Hugh Sanders (Charlie Barr), Lloyd Gough (Cliff Rummel), Raymond Greenleaf (Faulkner), Ned Glass (George Athens), Paul E. Burns (Frank Hauser), Walter Baldwin (Coronel Bledsoe), Lynn Whitney (Cora Athens). Guion: Daniel Fuchs, Richard Brooks. Música: Daniele Amfitheatrof. Fotografía: Carl E. Guthrie (B&W). Duración: 93 minutos. Warner Bros.

Según la Wikipedia el Ku Klux Klan (KKK) es un grupo de odio​ supremacista blanco estadounidense, conocido por promover por medio de actos violentos y propagandísticos el racismo, la xenofobia y el antisemitismo, así como la homofobia, el anticatolicismo y el anticomunismo.
En sus ritos se visten como los nazarenos españoles en nuestras profesiones de Semana Santa lo que da pieza un cierto cachondeo. Este no es un blog de temas por lo que no me voy a extender sobre el tema. Me refiero únicamente a su filmografía escasa porque a los Estados Unidos no les ha interesado demasiado el tema.
David Wark Griffith rodó dos películas sobre el tema. Una a favor (El nacimiento de una nación) y otra en contra (La Rosa de Kentucky). A sus comentarios me remito para hablar sobre las mismas. Los hermanos Coen mostraron sus ritos en O’Brother. Recordemos El Cardenal de Otto Preminger. Infiltrado en el KKKlanes más reciente.
Aviso de tormenta (1951) es un thriller atípico, más abajo lo comentaremos.

Aviso de tormenta tiene un reparto atípico: Doris Day, futura reina de las comedias rosas,  Ginger Rogers alejada del musical y el futuro presidente Ronald Reagan en un papel opuesto a su fama de conservador. Aquí lo vemos como un fiscal quijotesco, muy progresista, no en vano el guionista es el izquierdista Richard Brooks.
El Ku Klux Klan lejos de ser amenazador se muestra como una fantasmada de paletos estadounidenses. El Klan siempre ha tenido mala prensa, son delincuentes y villanos de cine, malos de una pieza.
Los actores, aunque desubicados, cumplen con su labor. La película tiene sus dosis de suspenso. La realización es efectiva aunque el director no tiene gran renombre en la Historia del Cine.
Se trata de una película que por sus características despierta no poca curiosidad. Ginger Rogers está perfecta en su papel de modelo que, por un accidente, es testigo de un crimen del Klan. Un hecho que sólo le acareará toda clase de problemas. Se verá acosada y asediada por un problema que no es suyo.
Una ciudad pequeña, pueblerinos catetos e ignorantes, autores de una ejecución de un famoso periodista que investigaba y molestaba al terrible Klan. La producción es sencilla, nada espectacular, pero densa de contenido. Todo es misterio e intriga.
Una película poco conocida pero interesante a todas luces. Vale la pena visionarla alguna vez. Stuart Heisler no es Alfred Hitchcock ni Fritz Lang pero tampoco es un cineasta desdeñable. No dispone de grandes medios pero convicción no le falta.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.