Coco, la familia sobretodo

“COCO” DE PIXAR

COCO.Título original: Coco. Año: 2017. País: Estados Unidos. Directores: Lee Unkrich, Adrián Molina. Guión: Adrián Molina, Matthew Aldrich (Historia original: Lee Unkrich, Jason Katz, Matthew Aldrich, Adrián Molina). Música: Michael Giacchino. Duración: 109 minutos. Pixar Animation Studios / Walt Disney Pictures

Las películas de 2017 generalmente, salvo excepciones, me han decepcionado. Esa moda de rehacer las películas que en tiempos de Sam Peckinpah hubiera provocado una revolución en la actualidad se responde con mansedumbre. ¿Dónde están los grandes directores de antaño?  Sí,aquellos en que reconocías su estilo sólo con ver una simple secuencia.

Afortunadamente, Coco es una de esas excepciones. Una película que no me ha decepcionado, que me ha gustado y me ha encantado. Curiosamente es una película que quien suscribe tiene la sensación de haberla vivido. El enfrentamiento del chamaco Miguel con su familia por sus sueños artísticos ¿a qué me suenan? Yo lo he vivido.
La traición y la mentira del falso ídolo (me recuerda a UP de la misma Pixar) también forma parte de mis recuerdos del pasado y del cambio de actitud de la familia ante tal desgraciado acontecimiento.

Las mentiras siempre salen a la luz y la verdad resplandece. El cine de Pixar y Disney suele ser acusado de blando, de edulcorado. Pero cuando vivía Walt Disney era todo un referente porque el gran Mago de Burbank tenía gran intuición aunque a veces se equivocara.
Coco defiende a la familia, una institución que ha durado siglos y siglos pese a las pasajeras modas de los snob de turno que la han puesto en cuestión. El ideal de la tribu queda como una moda ridícula que sólo provoca hilaridad.

La cinta es un emocionado homenaje a México, país maltratado por su colosal vecino del norte. Se recrean las antiguas y entrañables películas de mariachis con Jorge Negrete y Pedro Infante. Añoramos a Tin Tan y Cantinflas. Aquel cine rodado en los Estudios Churubusco adornado con rancheras que a veces no venían a cuento, su personal acento español con sus giros locales y su gracia particular.

Se trata de un cine que sabía llegar al corazón del público, que toca la fibra sensible. Elementos que parecen perdidos en los últimos años con el imperio de los “rehechos” y la CGI en los que una película como Los últimos Jedi o Liga de la Justicia parecen monstruos de Frankenstein construidos a base de cadáveres.
Aquí vemos la tradición mexicana de honrar a los muertos el Día de Todos los Santos.Una persona muere realmente el día en que es olvidada. Los mexicanos siempre honran a sus antepasados con una fiesta lejana a Halloween y que en España está semiolvidada.
La recreación del reino de los muertos es genial y la trama está muy bien llevada, la parte musical es agradable y divertida. En definitivas cuentas Coco nos ha resarcido de tanto fiasco generalizado de los últimos años poco buenos para la cinefilia.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.