Alphaville (Lemmy contra Alphaville)

UNA EXTRAÑA AVENTURA
DE LEMMY CAUTION

ALPHAVILLE (LEMMY CONTRA ALPHAVILLE). Título original: Alphaville, une étrange aventure de Lemmy Caution. Año: 1965. País: Francia. Dirección: Jean-Luc Godard. Reparto: Eddie Constantine (Lemmy Caution), Anna Karina (Natacha Von Braun), Akim Tamiroff (Henri Dickson), Howard Vernon (Pr Leonard von Braun/Nosferatu), Valérie Boisgel, Jean-Louis Comolli, Michel Delahaye, László Szabó (el científico), Jean-Pierre Léaud (sirviente del hotel), Christa Lang (primera seductora tercera clase). Guión: Jean-Luc Godard. Música: Paul Misraki. Fotografía: Raoul Coutard (B&W). Coproducción Francia-Italia; Athos Films / Chaumiane / Filmstudio. Duración: 99 minutos.

 

Lemmy Caution, detective creado por Peter Cheyney, fue una figura archipopular en los años cincuenta gracias al peculiar rostro de su intérprete Eddie Constantine (nacido como Israël Constantine; 29 de octubre de 1913 – 25 de febrero de 1993), aunque su primera aparición fue la de John Van Dreelen en Brelan d’As (1952) de Henri Verneuil. Pero tal vez la cara marcada de Constantine, su sonrisa dentrífica y su agilidad adquirida en su anterior carrera de cantante y bailarín, así como su corpulencia, lo que motivó el auténtico éxito de este agente del F.B.I. a pesar de que sus films sean todos europeos.
En Cita con la muerte (La môme vert-de-gris, 1952) de Bernard Borderie, Lemmy Caution arrolló al público con su chulería, su cinismo y la contundencia de sus puños, por eso la serie fue continuando con gran éxito popular, aunque en la actualidad está ya olvidado por las nuevas generaciones cinéfilas: Les femmes s’en balancent (1954) de Bernard Borderie; Votre dévoué Blake (1954) de Jean Laviron; ¡La que se va a armar! (Ça va barder!, 1955) de John Berry; Deuda saldada (L’homme et l’enfant, 1957) de Raoul André, donde Eddie Constantine cantaba una bella melodía llamada El hombre y el niño, y Lemmy y las espías (Lemmy pour les dames, 1961) de Bernard Borderie.
Jean-Luc Godard quiso darle la vuelta al personaje con su Lemmy contra Alphaville (Alphaville, 1965), uno de los films más delirantes de su autor donde el agente Lemmy (de nuevo Eddie Constantine en lo mejor de su forma) se enfrenta a unos villanos que viven en ciudades con luces de neón, donde los ciudadanos padecen un orden donde los sentimientos son ilógicos. Aunque este film no alegró las pajaritas a los fans de la serie, que en aquellos años estaba siendo desplazada por las lujosas aventuras de James Bond, se ha convertido en un clásico para todos los cinéfilos y actualmente éste es el único título que se recuerda de un agente del F.B.I. que años atrás no sólo machacó a sus enemigos a puñetazo limpio, sino también las taquillas europeas sin perder nunca su eterna sonrisa.
Godard y Constantine repitieron personaje en Alemania año 90 nueve cero (1991) sin ninguna repercusión. Aparte Constantine tuvo una pequeña aparición en Panische Zeiten (1980) de Peter Fratzscher y Udo Lindenberg, dos episodios de la serie Kottan ermittelt (1983), Tiger – Frühling in Wien (1984) de Peter Patzak, Makaroni Blues (1986) de Bela Csepcsanyi y Fred Sassebo, protagoniza el telefilme Le retour de Lemmy Caution (1989) de Josée Dayam y el ya mentado film de Godard que cierra esta filmografía sobre este en otro tiempo famoso agente del FBI.

Alphaville (Lemmy contra Alphaville) es una distopia o una antiutopía muy cara al cine de ciencia ficción así como a la literatura del género. Se muestra una sociedad futura que es negativa y extraña en donde todo funciona mal. Pero Godard muestra diversas lugares de París, una ciudad dominada por la informática y la falsa lógica.
Un falso periodista que hace fotos con una cámara de poca calidad llega a Alphaville y se aloja en un hotel siendo atendido por una seductora que se baña delante de él. Las escenas de peleas que en la filmografía de Eddie Constantine son espectaculares aquí son deliberadamente burdas. Es una autoparodia evidente. Es como si Godard se mofara de  los tópicos y artificios del género policiaco.
Hacía tres años del triunfo de Agente 007 contra el Dr. No (1962), el primer Bond oficial, que disparó la moda del cine de agentes y supuso la decadencia de Lemmy Caution y sus aventuras en blanco y negro que se veían pobres en comparación. Las pantallas se habían saturado de agentes secretos de toda índole con argumentos crónicos y repetitivos.
Godard utiliza la estetica propia de la Nouvelle Vague, fotografía ultra contrastada en blanco y negro, la aparición de su musa Anna Karina,  imágenes delirantes como esa ejecución en la piscina de los disidentes que no actúan según lo establecido.
Actualmente declarada film de culto, nos encontramos con una obra singular. Un film muy dificil de etiquetar pero que destaca por su imaginación y su fuerza expresiva. Godard intento rehacer el cine, reescribir los  códigos narrativos, pero su tarea era demasiado altruista. Si Truffaut y Chabrol triunfaron, Godard se convirtió en un cineasta  marginal y extraño. Lo  mejor fue su primera  época después, tras el Mayo de 1968, perdió los papeles y dejó de interesar.
Aquí tenemos una muestra del mejor Godard en donde brilló a gran altura.

Imagen de Alemania año 90 nueve cero (Allemagne 90 neuf zéro, 1991) de Jean-Luc Godard,  reencuentro de Lemmy Caution con Eddie Constantine. Un título rodado para televisión sobre el tema de la soledad. En la foto con Claudia Michelsen.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.