Las musas del cine 1: Marika Rökk

Ninguna biografía es más extraña que la de esta actriz húngara, la musa de la plana mayor de la Alemania nazi, fürher incluido. Más abajo diremos porqué.
Marika Rökk (3 de noviembre de 1913, El Cairo, Egipto – 16 de mayo de 2004, Baden bei Wien, Austria) fue una cantante, bailarina y actriz de origen húngaro.
De niña su familia emigra al gran París y no tardó en debutar en el Moulin Rouge. Hizo una gira por Estados Unidos  donde debuta en el cine en Kiss Me Sergeant (1930) y Why Sailors Leave Home (1930) las dos de Monty Banks, dos musicales ya caídos en el olvido.
Tras pasar por Reino Unido  debuta en el cine alemás con Csókolj meg, édes! (1932), Kiss Me Sergeant (1932), Kísértetek vonata (1933), Leichte Kavallerie (1935), Heißes Blut (1936). Canción de mar (Und du mein Schatz fährst mit, 1937) se estrenó en España donde se han visto pocos títulos de su larga filmografía. Fue aumentando su popularidad y protagonizó Las mujeres son las mejores diplomáticas (Frauen sind doch bessere Diplomaten, 1941), un musical dirigido por su marido Georg Jacoby. El primer film alemán en color que tuvo numerosos problemas técnicos.
La mujer de mis sueños (Die Frau meiner Träume, 1944) tuvo más suerte. Los estudios alemanes ya habían perfeccionado la técnica y rodaron números musicales de gran calidad.
Actualmente sus películas son consideradas propaganda política del Tercer Reich aunque en apariencia no encontremos referencias a la Alemania de la época ni mucho menos a la guerra que se libraba en suelo europeo. Eran musicales muy suntuosos y elegantes que por su origen son difíciles de encontrar.
Por cierto cuando podremos ver las películas de esta actriz en nuestro idioma.Los números musicales vistos en Youtube son muy atractivos y Marika Rökk tiene su gracia pese a su desdichado entorno.
La actriz siguió trabajando hasta el final de sus días con 90 años de edad siendo rechazada por el Régimen político (comunista) de su país pero ironías del destino en febrero de 2017, el periódico alemán Bild, recurriendo a fuentes desclasificadas del Servicio Federal de Inteligencia Alemán, afirmó que Marika fue contratada como agente de espionaje por parte de la KGB soviética durante la Segunda Guerra Mundial.
La gran musa del cine nazi (ya que Lilian Harvey había caído en desgracia por apoyar a sus amigos judíos) resultó ser una espia de la red Krona. La red estaba dirigida por Yan Cherniak, conocido como ‘El hombre sin sombra‘, el artífice de la red de espías Krona, formada por un importante banquero, el secretario de un ministro, el director del departamento de investigación de un despacho de ingeniería aeronáutica, la hija del director de un despacho de diseño de tanques y varios militares de rangos elevados.
La vida siempre sorpresas y nos enseña a no sacar nunca conclusiones precipitadas. Este es un caso y un argumento para una película.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *